Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¡Ay, Nobel!

A veces la decisión del jurado puede servir para que descubramos a escritores con muchas cosas interesantes que contar, con estilo. Pero también se colarán otros irrelevantes

Abdulrazak Gurnah, ganador del Nobel de Literatura, fotografiado este viernes en Londres.
Abdulrazak Gurnah, ganador del Nobel de Literatura, fotografiado este viernes en Londres.NEIL HALL (EFE)

Se sigue pronunciando con tono reverencial el término Premio Nobel. Se supone que aquellos que lo han conseguido tienen plaza fija e inmortal en el Olimpo, que su obra a lo largo de los siglos llevará el sello del clasicismo, que la concesión de este no responde jamás a las efímeras modas, ni al excesivo capricho de los jurados, ni a la conveniencia política o social. Hablo del Premio Nobel de Literatura. Del resto no puedo opinar. No sé nada de física, química, matemáticas, economía, medicina, esas materias tan necesarias y casadas con el progreso de la humanidad. Pero tengo claro que la literatura puede regalar algo parecido al éxtasis y a la felicidad.

Intuyo el desasosiego que debe asaltar a los responsables de temas culturales en los medios de comunicación cuando el Nobel se les concede a autores de los que no tienen ni puñetera idea, que les resultan tan desconocidos a ellos como al público lector. Imagino que a veces la decisión de esos jurados puede servir para que descubramos a escritores con muchas cosas interesantes que contar, con fuerza expresiva, estilo, belleza. Pero también se colarán otros que nos resulten ilegibles o irrelevantes aunque los haya bendecido ese dios tan perspicaz llamado Nobel. Este año se lo han concedido al escritor tanzano Abdulrazak Gurnah, que al parecer describe en su obra los efectos del colonialismo. Ojalá que esté descrito con gran literatura. Lo comprobaré. Pero antes me esperan los Diarios de Rafael Chirbes, un inmenso escritor español que no recibió el Nobel, aunque sí lo consiguieron compatriotas tan inolvidables como Echegaray y Benavente.

¿Existiría la gran literatura del siglo XX sin Tolstoi, Proust, Kafka, Joyce, Pessoa, Borges, Fitzgerald, Mutis, Cortázar, Chéjov? Pues todos ellos se fueron al cielo sin el Nobel.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS