Cuéntame cómo pasó

‘Cuéntame cómo pasó’ llega al presente

La nueva temporada, de estreno este jueves, se moverá entre 1992 y 2020

Imanol Arias, en un instante de la vigésimoprimera temporada de 'Cuéntame cómo pasó'. En vídeo, el tráiler de la nueva entrega de la serie.AÍDA DE LA ROCHA / RTVE

1992 fue un año clave en la historia reciente de España. Como tanta películas y libros recientes nos han recordado, con los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla, el país, o al menos su imagen, se abría al mundo mientras se iba fraguando una gran crisis social, económica y política. Otro año que será difícil de olvidar, y no solo para los españoles, es 2020. Esos dos momentos quedarán entrelazados en la trama de la 21ª temporada de Cuéntame cómo pasó. La serie de La 1 regresa el jueves 14 (22.10) con un doble salto mortal: mientras que su trama habitual transcurre en 1992, los espectadores verán en paralelo cómo la covid-19 afecta a los Alcántara.

Pocas ficciones nacionales se han atrevido a reflejar la pandemia más allá de las que nacieron durante el confinamiento. Será Cuéntame, la serie que ejerce, oficiosamente, como registro de la memoria histórica de la España reciente, la que lo haga. “Pensábamos que, después de la covid, no podíamos continuar como si no hubiese pasado nada. Era una necesidad casi visceral contar lo que había pasado”, justifica Ana Duato en conversación telefónica. “La serie siempre ha sabido evolucionar y adaptarse a los tiempos, tiene vida propia. Este es un salto que vivimos todos con miedo, porque siempre que se da un giro así en un proyecto da un poco de vértigo por cómo hacerlo, cómo afrontarlo, cómo se lo tomará el público… Pero metidos en faena, creo que es un acierto. Para el espectador hay un antes y un después de la pandemia, y no puede ser igual, porque nosotros ya no somos los mismos”, añade la actriz.

Aunque la acción principal seguirá la tónica que se ha ido trazando en los 19 años que lleva Cuéntame en antena, toda la temporada estará salpicada por retazos de esa versión contemporánea de los personajes. Las dos líneas temporales estarán unidas por una trama similar que permitirá establecer paralelismos. Carlos Hipólito, la voz en off que lleva narrando desde 2001 la vida de la familia, saltará por primera vez a la pantalla para interpretar a un Carlos Alcántara que ya ha cumplido 60 años. “Es raro porque, de alguna manera, a este personaje lo conozco muy bien. Todos le hemos visto crecer, pero yo me he fijado especialmente en él porque me servía mucho de inspiración para hacer los off, me recordaba a mi infancia… Era un personaje que sentía mucho como mío”, cuenta Hipólito. “Está siendo muy bonito. Lo hablaba con Ricardo Gómez [actor que interpretó a Carlos Alcántara durante 19 temporadas], que es como si estuviéramos rodando los dos juntos, porque tengo muy presente todo lo que hizo con el personaje”, explica.

En ese salto temporal, Carlos Alcántara, que ha logrado vivir de la escritura y reside en América, es ahora un hombre separado y con dos hijos. Regresa a San Genaro para cuidar de sus padres, que ya superan los 90 años. “Carlos ahora es un tipo más maduro. Conserva la simpatía del personaje, pero está más sereno, menos atormentado que en la última etapa que vimos de Ricardo Gómez. Eso sí, conserva esa curiosidad permanente por todo”, describe Hipólito. También se incorpora a la serie Silvia Abascal, que interpretará a su hermana pequeña, María, ahora una doctora de 48 años que vive la lucha contra la pandemia en la primera línea de batalla.

Los rostros de Carlos y María Alcántara cambian en ese salto en el tiempo, pero los de Antonio y Mercedes, aunque con las alteraciones propias de la edad, se mantienen y son unos envejecidos Imanol Arias y Ana Duato quienes interpreten las versiones ancianas de sus personajes, un proceso que implica un complejo trabajo de caracterización, reforzado con efectos digitales. “Mercedes en 2020 es muy querible. Es como una abuela de esas que a todos nos gustaría tener, muy achuchable”, describe Duato, que remarca la importancia de los mayores en la sociedad y en la familia: “En Cuéntame siempre hablamos de la familia, es nuestro pilar. La familia no pasa de moda”.

La producción ya se planteó hace una década trasladar a sus personajes al presente y llevar a Carlitos y sus amigos a 2010, pero ese intento se frustró en sus primeros compases. Ahora la veterana serie no solo se atreve a dar ese salto sino que lo convierte en una trama de largo recorrido que va tomando fuerza según avanzan los capítulos. “Probablemente era la serie más adecuada para contar lo que hemos vivido este año tan raro y tan tremendo”, reflexiona Hipólito, que no cree que este tirabuzón vaya a afectar negativamente a la serie. “Podrías quitar las partes de 2020 y sería un capítulo de Cuéntame tal cual. No desvirtúa nada, en todo caso lo que hace es sumar. Vamos a ver a los personajes de mayores, pero eso no quiere decir que dejen de interesarnos los personajes en el 92. Al contrario, la visión de lo que les pasa en 2020 enriquece la narración de lo que transcurre en 1992”, añade.

Duato reconoce tener dudas sobre cómo recibirán los espectadores el salto temporal: “Es como un salto al vacío. Pero cada temporada que terminas en Cuéntame tienes la misma sensación porque llevamos la historia al límite. Va a ser muy emotivo. Es como entrar en un álbum familiar de fotos en el que ves el futuro. Esta temporada habla mucho del momento en el que estamos ahora, con la sensación de que todos juntos podemos superar algo. Es una temporada que es un canto a la esperanza, a que juntos podemos”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50