LA TELEVISIÓN EN LA PANDEMIA

Jaume Ripoll: “Filmin es ahora una de las pocas fuentes de ingresos que tiene el cine”

El cofundador de la mayor plataforma española ha visto cómo en cuarentena se multiplican los visionados de sus contenidos

El coronavirus sigue una lógica descarnada en el mundo audiovisual: cuanto más veterano es el modelo de negocio, peor es el daño que le causa. Los teatros y cines están cerrados; las televisiones en abierto emiten, pero con los platós medio vacíos y con ciertas caídas de publicidad. Mientras, buena parte del público se entrega a videojuegos y plataformas. “Somos afortunados por ser una compañía online, podemos seguir trabajando”, explica desde su casa Jaume Ripoll Vaquer, cofundador y director editorial de Filmin, la mayor plataforma española. “Desde el confinamiento han aumentado más de un 70% los visionados, especialmente el número de visionados por suscriptor. En cuanto al aumento de suscriptores no ha sido tan acentuado. Sí hemos añadido suscriptores nuevos pero no de forma exponencial. El reto será mantener la confianza de todos ellos con una oferta de calidad en estos tiempos de dificultad”.

LA TELEVISIÓN EN LA PANDEMIA

Filmin ha ocupado hasta ahora una posición singular en la industria del cine. No hay ni en España ni en Europa una plataforma de éxito semejante. El cambio de dinámica de la pandemia les ha hecho más relevantes, lo cual, en opinión de Ripoll, les obliga a ser responsables. “Nosotros, como el resto de plataformas, tenemos una responsabilidad hacia la industria del cine. Somos una de las pocas ventanas de ingreso abiertas que existen. En un momento en que productores, distribuidores o propietarios de derechos no tienen ingresos, es clave que nosotros podamos seguir generando recursos económicos para que la industria del cine pueda seguir moviéndose una vez acabe este confinamiento”, razona. “Una crisis económica afecta al consumo y a la inversión en ocio, y la crisis cinematográfica afecta a la llegada de nuevos contenidos a plataformas, de los que nos nutrimos. ¿Qué pasará con la llegada de nuevas plataformas y la capacidad de los usuarios de invertir en contenido online mensualmente?”.

La plataforma atravesaba su mejor año cuando estalló la crisis del coronavirus. Su catálogo se iba robusteciendo, no solo con el cine independiente que no interesaba otras plataformas, sino con títulos de estudios de Hollywood como Metro Goldwyn Mayer y Universal. Los usuarios se han apoyado especialmente en estos durante la cuarentena. “Aunque los gustos de los espectadores no han cambiado demasiado”, explica Ripoll. “Hace dos meses hicimos una búsqueda de cuáles eran los géneros más buscados por los suscriptores en Filmin y el primero era la comedia. Sigue siendo comedia. Ha funcionado de maravilla Hitchcock, que no deja de ser evasión, sin menospreciar la palabra en absoluto. Los espectadores se han refugiado viendo La soga, La ventana indiscreta o Psicosis: películas donde la trama es muy importante”.

Parte del trabajo de estos días ha sido reorganizar el catálogo para que tuviera sentido en la actualidad, algo en lo que Filmin siempre ha destacado. “Creamos una sección llamada Cuarentena, un canal que agrupa ciertos contenidos para acompañarte este tiempo de confinamiento, que pueden ser comedias para evadirte, películas que recomendamos para ver con tus hijos, documentales, y por supuesto, películas de zombis, terror, crisis bíblicas mundiales. de terror o que ahora en perspectiva dan miedo”, explica Ripoll.

Estos días, la plataforma celebra el D’A Film Festival de Barcelona, de cine de autor, que se inauguró el jueves pasado y se cerrará a finales de esta semana. “Títulos como Habitación 212 o Little Joe han superado todas las expectativas”, explica Ripoll. A este proyecto hay que sumar The Filmin Times, la que para el director editorial es la novedad más importante. “Es una aplicación especial con 500 largometrajes y series que recorre la historia contemporánea de Europa, desde siglo XIX a principios del XXI. El usuario puede navegar por un mapa o por personajes históricos”, resume.

Al margen de estos grandes proyectos, Ripoll tiene sus títulos favoritos: “Ahora recomendaría Dead Set, que es una serie de Charlie Broker, creador de Black Mirror. Y la película Mi cena con André, que es exclusivamente dos amigos en un restaurante, en estos días que estamos todos confinados en casa hablando con amigos a través de Face Time, Instagram, Skype, seguro que añoramos este momento en que nos encontrábamos con una amistad por ahí”.

Lo más visto en...

Top 50