la crisis del coronavirus

El mapa del confinamiento, municipio a municipio: cada día 30 millones de españoles se quedan en casa

El mapa muestra las zonas donde más se ha respetado el confinamiento: los desplazamientos a más de 500 metros se han reducido drásticamente.

El confinamiento nos ha dejado en casa. Hay pocas dudas de que España hace semanas que está detenida. ¿Pero cuánto exactamente y, sobre todo, dónde? Gracias a los datos de diez millones de teléfonos móviles recogidos en un estudio del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y analizados por EL PAÍS, podemos averiguar en qué medida se ha reducido la movilidad de las personas en cada Comunidad y cientos de ciudades españolas.

Un día cualquiera de febrero unos 20 millones de españoles se desplazaron más de 500 metros al menos dos o tres veces. Solo unos 15 millones pasaron el día en casa o por los alrededores. Estas cifras se han invertido con el confinamiento: casi 30 millones a diario se quedan sin salir. En el mapa podemos ver, para un día típico en cuarentena, cuántas personas no han hecho viajes —es decir, se han quedado en casa o muy cerca— y cuántos han hecho más de dos desplazamientos. Los datos son un promedio de la semana que va desde el 29 de marzo al 5 de abril. Con la excepción de cuatro lugares —El Ejido, Telde, Barakaldo y Ourense—, en todos los grandes municipios más de la mitad de la población suele quedarse en las cercanías de su casa. En los pueblos más pequeños, los datos se muestran agregados en zonas más amplias.

La definición de “viaje” se refiere a una medida habitual en geolocalización. Son desplazamientos entre los lugares de dos actividades: trabajar, comprar, visitar al médico o a un familiar. Los datos sirven así para comprobar que España cumplió con el confinamiento casi de un día para otro. Como puede verse en el gráfico, al día siguiente de declararse el estado de alarma diez millones de personas que solían desplazarse no lo hicieron. Desde entonces las cifras apenas varían: cada día el 60% de los españoles pasa la jornada sin ir muy lejos de casa, otro 20% hace una salida y el 20% restante hace dos viajes o más. Los fines de semana, con la caída del trabajo, el porcentaje de gente que no sale de casa sube al 66%.

El estudio del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana procede de datos cedidos gratuitamente por la operadora Orange y ha sido realizado por Nommon, empresa tecnológica española especializada en el análisis de datos geolocalizados de móviles para el estudio del transporte. La misma empresa, en colaboración con Orange España, ya elaboró para el ministerio el anterior Estudio de la movilidad interprovincial de viajeros aplicando la tecnología big data en 2018.

El nuevo estudio del período de confinamiento no analiza las etapas de cada viaje, sino los desplazamientos entre dos lugares: así, por ejemplo, alguien que viaja de Toledo a Barcelona y va primero en coche hasta la estación de Atocha (Madrid) y toma allí el AVE a Barcelona, cuenta como un viaje Toledo-Barcelona. Igual que se considera un solo viaje si alguien toma el tren en una ciudad de la periferia, baja en una estación del centro, anda un rato, toma un autobús y llega a su destino.

El uso de antenas móviles para medir los viajes hace difícil bajar de los 500 metros como distancia mínima de movimiento. En zonas rurales, por ejemplo, donde hay menos antenas de telefonía, es probable que algunos desplazamientos mínimos sean de más de 500 metros. En áreas con menos densidad de población, las celdas por cada antena son más grandes y es posible que se subestimen los viajes entre 500 metros y dos kilómetros. Hay más gente en zonas rurales que puede haber hecho vida normal alrededor de su casa sin que el estudio los cuente como “desplazamientos”.

A continuación comparamos la movilidad en ciudades y por comunidades. Para eso tomamos una media de los movimientos registrados en pleno confinamiento, en la semana del 29 de marzo al 5 de abril. Además, para medir mejor el efecto de confinarse hemos calculado la diferencia entre la movilidad ahora y la normal registrada en febrero. Las siguientes tablas muestran ambas cosas, los movimientos actuales y la diferencia con entonces.

Toda España ha respetado el confinamiento. No hay diferencias enormes. Pero sí interesantes. Madrid es la comunidad autónoma que más cambió su comportamiento respecto a su rutina previa al estado de alarma: la gente que pasó a quedarse cerca de casa aumentó 34 puntos —pasando del 29% al 63%—, seguida de Ceuta, Asturias y Cataluña. Las comunidades que menos cambiaron su rutina han sido Extremadura, Murcia y Galicia. Extremadura es también la que menor población tiene haciendo dos o más viajes diarios. Puede ser por la amplitud de sus zonas rurales o porque ya mucha gente suele alejarse poco de casa. Canarias es la comunidad donde ha habido más movilidad de dos o más viajes en el centro del confinamiento, seguida de Galicia y Murcia.

Los tres municipios cuya rutina cambió más fueron también de la Comunidad de Madrid: San Sebastián de los Reyes, la capital y Parla, con aumentos de entre 37 y 39 puntos porcentuales de gente que pasó a quedarse en la zona de su casa. Entre los diez primeros hay otros dos municipios madrileños (Alcorcón y Fuenlabrada) y otras grandes ciudades: Valencia, Cádiz y Barcelona.

Estas zonas urbanas son las que más vieron afectada su vida cotidiana. Aunque los datos no revelan los motivos por los que más gente puede quedarse en su zona de residencia. Sí es cierto que entre los municipios que más actividad mantuvieron en pleno estado de alarma, con dos o más viajes de media diarios, hay una mezcla de ciudades medianas en zonas rurales o industriales difíciles de describir: El Ejido (Almería), Ourense, Baracaldo (Vizcaya), Arrecife o Telde (Las Palmas) y Lorca (Murcia). En todas, casi un tercio de la población seguía moviéndose dos o más veces al día.

* En los datos puede haber una docena de pueblos que, incluso estando agregados, presentan un resultado menos convincente por falta de muestra.