Photoshop: 30 años de polémicas y disparates con el programa que revolucionó el diseño gráfico

La herramienta, indispensable para los creadores en Internet, ha servido, entre otros usos controvertidos, para promover cuerpos irreales

Adobe Photoshop se ha convertido en uno de los programas más vendidos del mundo. Miles de fotógrafos, grafistas, diseñadores y usuarios aficionados de todo el planeta lo utilizan a diario para editar fotos, hacer montajes o retocar imágenes. Y, por supuesto, para dejar volar su imaginación. El programa, que cumplió 30 años en febrero, ha permitido hacer genialidades. Pero, bien sea por dejadez, prisas, falta de atención e incluso mala fe, también ha sido una herramienta con la que se han creado auténticos disparates

Existen múltiples ejemplos de usos curiosos y divertidos. En la web, es posible encontrar desde un rinoceronte con una cabeza de tiburón a una orca con pies de pingüino, un unicornio cabalgado por un gato o múltiples animales acróbatas capaces de hacer pirámides entre ellos. Entre los resultados graciosos y originales, está por ejemplo una recreación de la icónica portada del álbum de los Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band que une al Brexit, Donald Trump y las muertes de David Bowie y Prince.

También las ocurrencias en Instagram del usuario Average Bob. En su cuenta, comparte con sus más de 335.000 seguidores montajes fotográficos en los que se introduce mediante Photoshop en las fotos de los famosos: aparece junto a Spider-Man, con David Beckham en la sauna o pidiéndole papel higiénico a Selena Gómez.

View this post on Instagram

Good old times with the boiz ❤️ #PrankWarz

A post shared by Average Rob (@averagerob) on

Frente al uso del programa por parte de aficionados, también se han realizado con Photoshop increíbles campañas publicitarias. “En los últimos 30 años, personas de todo el mundo han impulsado la publicación, el arte y los medios visuales utilizando técnicas que eran demasiado complejas o simplemente imposibles antes de Photoshop”, afirman fuentes de Adobe. En la actualidad Photoshop se puede utilizar tanto en el ordenador como en el iPad y el objetivo de la compañía es que se use en “cada proyecto creativo”: desde la edición y composición de fotos hasta la pintura digital, la animación y el diseño gráfico.

Quelic Berga Carreras, diseñador gráfico de interfaces y profesor de los grados de Multimedia y de Diseño y Creación Digital en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), enseña a sus alumnos a usar este programa. Para él, Photoshop siempre ha sido “el buque insignia de Adobe” y es indispensable en diferentes sectores: “Si eres creativo o diseñador y no pones en tu currículum que tienes conocimientos del programa, vas muy mal. Incluso hay veces que se da por sentado que los tienes porque tarde o temprano lo vas a utilizar”.

Ejemplos de fracaso absoluto

Pero en ocasiones, tanto profesionales como usuarios particulares, se equivocan o acaban siendo protagonistas de absolutos fracasos. Por ejemplo, las imágenes en las que se clona a un grupo de personas para simular un mayor número de espectadores. El exconcursante de Gran Hermano VIP Gianmarco fue objeto de burla en las redes el pasado diciembre después de compartir imágenes trucadas. En ellas, había clonado a los asistentes de uno de sus bolos en una discoteca de Valencia.

Algo similar le ocurrió el año pasado al exconcursante de Operación Triunfo Roi Méndez. Generó un aluvión de críticas después de compartir una imagen en la que se había aumentado manualmente el público de uno de sus conciertos. “Cantar no sé, pero el Photoshop mazo bien”, afirmaba un usuario en un tuit con una imagen en la que señalaba el clonado. Tras retirar la fotografía, Roi zanjó la polémica con humor. Publicó en Twitter una nueva imagen en la que aparecía con el mismo público repetido en su cabeza. “¿Qué os parece mi nuevo corte de pelo?”, preguntaba a sus seguidores.

Hay otros errores menos premeditados. Es el caso de aquellas imágenes en las que aparecen personas con manos sin dedos o con dedos de más. Le pasó a Kim Kardashian en una fotografía publicada en Instagram en la que promocionaba un perfume junto junto a Kylie Jenner. Dos hermanas con un estilismo idéntico y melenas largas onduladas. Pero lo que le llamó la atención a sus fans fueron los seis dedos del pie izquierdo. “¿Estoy mal o Kim tiene seis dedos? Alguien que me explique, estoy tan confundido. ¡He contado muchas veces!”, comentaba un usuario.

Este no ha sido el único error de este tipo que han tenido las integrantes del clan Kardashian. Khloé también compartió una foto en Instagram en la que tiene seis dedos en una de sus manos. De la misma forma, son un clásico las fotografías en las que desaparecen piernas, brazos, pezones, ombligos o cualquier otra parte del cuerpo. O aparecen en lugares insospechados. Por ejemplo, la marca de cosmética japonesa Shiseido desconectó con Photoshop en un anuncio la pierna derecha de una modelo de su cuerpo.

Famosas contra la manipulación de fotos

En los últimos años prácticas en las que se empequeñecen caderas o muslos han resultado polémicas. Ha ocurrido tanto en el ámbito publicitario como en diferentes publicaciones de moda. Varias celebrities se han rebelado para intentar que se dejen de promover estándares corporales irreales.

La cantante Meghan Trainor borró voluntariamente de Youtube su videoclip Me Too tras comprobar que le habían editado la cintura. “Mi cintura no es la de una adolescente como se ve en el vídeo”, explicó en su cuenta de Snapchat. La actriz Kerry Washington anunció en una publicación en Instagram que no se reconocía en una portada de la revista Adweek: “No soy una extraña al Photoshop. Pasa mucho. En cierto sentido, nos hemos convertido en una sociedad de ajustes fotográficos, ¿a quién no le gusta un filtro? No siempre me obsesiono con ver las alteraciones, pero he tenido la oportunidad en el pasado de hablar de mis imágenes alteradas y creo que es un debate valioso”.

View this post on Instagram

So...You know me. I'm not one to be quiet about a magazine cover. I always celebrate it when a respected publication invites me to grace their pages. It's an honor. And a privilege. And ADWEEK is no exception. I love ADWEEK. It's a publication I appreciate. And learn from. I've long followed them on Twitter. And when they invited me to do a cover, I was excited and thrilled. And the truth is, I'm still excited. I'm proud of the article. And I like some of the inside images a great deal. But, I have to be honest...I was taken aback by the cover. Look, I'm no stranger to Photoshopping. It happens a lot. In a way, we have become a society of picture adjusters - who doesn't love a filter?!? And I don't always take these adjustments to task but I have had the opportunity to address the impact of my altered image in the past and I think it's a valuable conversation. Yesterday, however, I just felt weary. It felt strange to look at a picture of myself that is so different from what I look like when I look in the mirror. It's an unfortunate feeling. That being said. You all have been very kind and supportive. Also, as I've said, I'm very proud of the article. There are a few things we discussed in the interview that were left out. Things that are important to me (like: the importance of strong professional support and my awesome professional team) and I've been thinking about how to discuss those things with anyone who is interested, in an alternate forum. But until then...Grab this week's ADWEEK. Read it. I hope you enjoy it. And thank you for being patient with me while I figured out how to post this in a way that felt both celebratory and honest. XOXOXOX

A post shared by Kerry Washington (@kerrywashington) on

Lo mismo le ocurrió a Inma Cuesta en la portada de una revista del diario El Periódico. La actriz denunció a través de Instagram los retoques de photoshop que había sufrido en una de las fotografías. “La foto de la derecha fue sacada con mi móvil directamente del ordenador en la sesión de fotos, yo al completo, sin trampa ni cartón, Inma entera”, asegura. En dos imágenes que acompañan a este texto se aprecian diferencias en uno de sus brazos y en la línea de la cadera.

Antes de Photoshop Hace años ya se manipulaban las fotos. Y sin necesidad de un ordenador. De hecho, hay imágenes modificadas que han pasado a la historia. Por ejemplo, hace más de 80 años Mao Tse-tung borraba a quienes le molestaban en las fotos. Stalin también eliminaba a sus enemigos de las mismas. Es lo que ocurre por ejemplo en una fotografía en la que, como por arte de magia, desaparece el comisario para Asuntos Internos Nikolai Yezhov tras ser ejecutado en 1940. De la misma forma, Hitler borró en una de sus fotos a su aliado Joseph Goebbels y Mussolini a una mujer que le sujetaba el caballo mientras él lo montaba.

Pero cada vez los montajes son más realistas. Este tipo de programas permiten añadir filtros, cambiar el fondo de una fotografía o incluso poner, quitar o clonar a personas en una misma imagen. “Tenemos que entender que una foto hoy en día no es más que un conjunto de datos y en ningún momento es una evidencia de la realidad. Puede parecerlo o no. Pero puede estar modificada”, explica Berga.

Desde Photoshop, afirman reconocer las implicaciones éticas de su tecnología. De hecho, Adobe ha realizado diferentes investigaciones para intentar detectar imágenes manipuladas con Photoshop. En la era de las fake news, el objetivo de la compañía es potenciar el área de análisis forense de imágenes mediante técnicas de inteligencia artificial. Adobe trabaja con investigadores de la Universidad de California en Berkeley para detectar cambios en rostros realizadas con Photoshop. También ha buscado la forma de hallar otras manipulaciones. Por ejemplo, cuándo los objetos dentro de una fotografía se han eliminado o clonado o cuándo se combinan dos partes de imágenes diferentes.


Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50