Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho preguntas para entender cómo afecta el ‘software’ preinstalado de los Android

Lo más preocupante es la práctica imposibilidad de eliminar esas aplicaciones del dispositivo

Una persona mira el teléfono móvil este sábado en Caracas (Venezuela).
Una persona mira el teléfono móvil este sábado en Caracas (Venezuela).

¿Cómo se puede evitar el rastreo de las apps preinstaladas de mi móvil?

No se puede. A no ser que rootee el teléfono, que es una solución extrema, compleja y desaconsejable. El software preinstalado acompaña al teléfono desde el primer día hasta el último. El caos que ocurre ahí no es todo malo, pero sí poco transparente. Alguien con capacidad o poder regulatorio debería empezar a mirar con atención.

¿Por qué debe preocuparse más?

Por la falta de control. Las apps que descarga voluntariamente y empieza a usar le preguntan los permisos que quiere darles: ¿permite que esta app use su cámara? ¿Quiere darle acceso a los contactos? Cada cual puede preguntarse por qué una app que mide la distancia y las calorías de un ejercicio en bici quiere entrar al micrófono del móvil. Y puede decir que no. Las apps preinstaladas pocas veces preguntan.

¿En todos los teléfonos Android es igual?

No. Depende del tipo de teléfono, del usuario, del país. Depende de tantos factores que un análisis de más de 82.000 aplicaciones en 1.742 dispositivos de 214 fabricantes en 130 países no permite sacar conclusiones definitivas. Es una recomendación para seguir mirando.

¿Pero un fabricante no sabe el software que hay en el móvil que fabrica?

Parece increíble, pero no. Hay elementos del hardware que incluyen su propio software. Las operadoras que venden aparatos añaden su salsa. Los grandes vendedores pueden querer aprovechar que el móvil pasa por su almacén. Y estos son los fabricantes certificados. Luego hay otros cientos de fabricantes que usan Android y que viven en el salvaje oeste sin ley de los móviles.

¿Y si tiene un iPhone?

Apple tiene otro sistema operativo. Los dueños de iPhones viven en su mundo, que no está al margen de rastreo, peso sí está a la fuerza más controlado. Dentro de la isla de Android, la Google Play Store es un jardín cerrado. La App Store es una fortaleza con francotiradores en otra isla del mundo de los móviles.

¿Hay algo ilegal en todo eso?

La Agencia Española de Protección de Datos ha mandado una nota sobre esta investigación "debido al impacto masivo que los resultados de la misma tienen en la privacidad y la protección de los datos personales de los ciudadanos". Ahora, dicen, van a "presentar este estudio y sus conclusiones en los subgrupos de trabajo del Comité Europeo de Protección de Datos".

¿Hay alguien que se dedique a preinstalar aplicaciones dañinas?

En países con poca regulación ya se han publicado casos de aplicaciones que usan datos del móvil para robar dinero. Es probable que haya más casos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información