Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo comprar ‘online’ si nunca se está en casa a las horas de reparto?

Los puntos de entrega suponen una solución ideal que cuenta cada vez con más adeptos

Quality

No cabe duda de que se trata de una situación un tanto absurda: uno puede adquirir hoy en día cualquier producto a golpe de clic comprado en una tienda al otro lado del mundo, pero luego se ve en la extraña situación de no poder moverse de casa a la espera de que llegue el mensajero. En los domicilios familiares donde casi siempre haya alguien en casa, esta situación no suele representar ningún problema, pero los hogares se han transformado y cada vez cuesta más que alguno de sus componentes esté disponible a cualquier hora. Así las cosas, es fácil que nuestro paquete no pueda ser entregado y haya que acordar con la empresa de mensajería una nueva entrega en una horquilla incierta y que nos obliga a permanecer a la espera.

Los grandes del comercio online son muy conscientes de este impedimento que potencialmente puede frenar las ventas y no han tardado en ofrecer soluciones, en forma de algo que no todo el mundo conoce: los puntos de entrega. ¿En qué consisten exactamente? Se trata de locales (o incluso, armarios automatizados) ubicados cerca de nuestro domicilio y que gracias a sus amplios horarios, uno puede recoger el paquete cuando más le convenga. La principal ventaja reside en que no es necesario estar pendiente de la entrega, sino que ésta siempre se produce y se nos notifica mediante SMS o bien un correo electrónico. ¿Cuáles son los principales puntos de entrega?

Amazon Locker

El gigante del comercio electrónico es, a buen seguro, el principal afectado por este fenómeno y tal vez por eso el que ha propuesto una solución más avanzada a través de los Locker. ¿En qué consisten exactamente? Se trata de unos armarios automáticos en los que el servicio de transporte de la compañía deposita los paquetes y, tras notificar de la entrega al cliente, éste accede al mismo mediante un número que recibe en el móvil o un código de barras que puede escanear. Los Locker están ubicados en comercios o locales que cuentan con amplios horarios de apertura (una gasolinera, por ejemplo) y en la actualidad hay más de 200 repartidos en 50 ciudades en España. Amazon confirma que este número irá “ampliándose progresivamente”. También pueden encontrarse a pie de calle y lógicamente, disponibles las 24 horas del día.

CityPaq

Correos juega una doble carta en este terreno puesto que ofrece sus oficinas como punto de recogida para los gigantes de las tiendas en internet, pero al mismo tiempo ha creado su propio punto de entrega y recogida de paquetes bautizado como CityPaq. En funcionamiento es muy similar al de Locker de Amazon: se trata de armarios automáticos en los que el usuario introduce su código (o emplea un lector) para la recogida como para la devolución de paquetes. La empresa de logística ha limitado el servicio a una red de comercios asociados. Sin embargo, permite utilizar el servicio para cualquier envío de paquetería fuera de los comercios asociados utilizando un código único que el usuario recibe una vez se ha dado de alta. Para recoger, basta con conocer este código y la dirección del CityPaq de su ciudad; más trabajoso pero desde la empresa confirman que funciona.

El vecino

No, no se trata de ninguna broma. Si las relaciones vecinales son buenas y contamos con la confianza suficiente para ello, en algunas tiendas online nos permiten emplear la dirección del vecino como segunda opción. Así, si el mensajero intenta entregar el paquete en nuestra casa y no hay nadie, puede probar con la segunda dirección asignada; Amazon dispone, a este respecto, de una sección propia en la que se establecen las condiciones para utilizar la dirección de nuestro vecino o dirección asignada alternativa. La primera y principal es que esta opción de envío no es válida para todos los paquetes (asumimos que los frágiles o de alto valor, deben ser entregados directamente al comprador para evitar diluir las responsabilidades en caso de accidente); la segunda es que el vecino debe de estar debidamente informado, no tanto para evitarle sorpresas, sino para que sea consciente de que sus datos personales han sido compartidos. Amazon aclara, asimismo, que aunque intentará entregar el paquete en la dirección alternativa, no puede garantizar que esto sea así puesto que la entrega final depende de una empresa de mensajería.

Puntos Kiala, Seur Pickup y Celeritas

Las grandes empresas de transporte saben que resulta mucho menos costoso entregar el paquete en un punto intermedio o alternativo que volver a iniciar el proceso de entrega en caso de ausencia del destinatario. Para lo segundo, las empresas de logística han debido desplazar a un mensajero al domicilio para luego devolver el paquete a su centro de logística y volver a iniciar todos los trámites de notificación y nuevo intento de entrega. En el primero de los casos, basta con depositar el paquete en un punto intermedio y satisfacer una comisión al propietario del negocio que siempre será menor que el coste de una nueva entrega. En este sentido, UPS adquirió la firma belga de puntos de conveniencia Kiala para ofrecer a sus clientes la posibilidad de recoger y entregar paquetes en estancos, librerías y cualquier otro negocio con un amplio horario de apertura. Seur, por su parte, cuenta con una red similar bajo la marca Pickup y Celeritas posee una red similar para entrega y recogida de paquetes para quienes paran poco por casa.