Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid se postula como capital de las ‘startups’

Tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea, Madrid quiere ser el nuevo corazón tecnológico de Europa

Así es una de las salas de trabajo del Campus Madrid de Google.
Así es una de las salas de trabajo del Campus Madrid de Google.

Una sola palabra que ha puesto patas arriba a Europa: "No". Es la decisión que tomaron los británicos el pasado 23 de junio. Ni siquiera los que apoyaban la salida de la Unión esperaban la victoria. El panorama, tras conocerse el resultado: incertidumbre total. Porque, en la era de la economía digital, perder Gran Bretaña significa perder el corazón de las startups en Europa. Significa perder el principal cruce de caminos con Silicon Valley. Significa perder a los inversores más potentes del Viejo Continente.

“Los emprendedores y algunos inversores están a la espera de una hoja de ruta para la desconexión. Las reglas del juego no están claras… pero aun así el mercado europeo se verá afectado”, afirma Jan Brinckmann, profesor del departamento de dirección general y estrategia de ESADE.

Pero de toda esa pérdida ha surgido una oportunidad. El trono está vacío. Y eso significa que las grandes capitales de Europa, ciudades como París o Berlín, quieren llenar este vacío. Madrid es una de las que pretende presentar una candidatura más fuerte. Porque se dan una serie de felices coincidencias que la pueden llevar a liderar no solo el espacio tecnológico en España sino en la Unión Europea.

Los inversores americanos valoran España como una especie de Silicon Valley de hace 20 años. Consideran que hay oportunidades en nuestro país imposibles hoy en día en la capital ‘techie’

Hace un año, casi en las mismas fechas del Brexit (18 de junio), Google decidió hacer un movimiento inesperado. Su cuarto Campus del mundo abría sus puertas en Madrid. David Drummond, vicepresidente senior de Google, explicaba así la nueva sede en Madrid durante la rueda de prensa de la apertura del Campus: “En Google sabemos que la mayoría de la innovación que revolucionará el mundo saldrá de fuera de nuestras oficinas. Y de fuera de Estados Unidos. Ayudar a la innovación y al crecimiento económico en todo el mundo nos beneficia a todos. Creemos que hay un enorme talento en España”, justificaba el directivo del gigante tecnológico.

No era un movimiento salido de la nada. El 6 de julio de 2015 EL PAÍS publicaba en exclusiva un informe de la Comisión Europea que comparaba los ecosistemas startup de Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y España. Aunque España quedaba en cuarto lugar en todos los parámetros, solo por delante de Italia, era el segundo país, a la zaga de Reino Unido, en atraer capital de Estados Unidos.

“Lo que me dicen los inversores americanos es que se encuentran aquí un estado similar al que había en Silicon Valley hace 20 años. Es decir, que está todo por construir. Y eso da oportunidades que ya no existen allí”, afirma Ander Michelena, CEO de la startup Ticketbis, que vendió la empresa dedicada a la reventa de entradas a una filial de Ebay por un montante que se estima por encima de los 130 millones de euros.

Previsiones: peligros del Brexit

• Problemas fiscales. Las startups que hayan radicado su base fiscal en Reino Unido por la facilidad que da el país para montar empresas, probablemente tendrán que abandonarlo.

• Problemas de financiación. La debilidad de la libra esterlina respecto al euro puede espantar a los principales fondos de inversión.

• Problemas de movilidad. Para el país del Brexit, contratar talentos extranjeros o que sus trabajadores sean contratados puede complicarse.

Esta sensación de que se puede coger la cresta de la ola se palpa en el ecosistema español. La Asociación Española de Startups, con la nueva legislatura en el horizonte, cree que hay la oportunidad clara de situarse a la cabeza del sector. “Evidentemente, hay peligros, pero también hay enormes oportunidades. Hay un vacío que llenar”, afirma Izanami Martínez, presidenta de la citada Asociación.

“Creo que tendremos una ocasión buenísima durante los próximos tres años. Tampoco soy tan optimista como para pensar que habrá un boom, pero hay la opción de competir y reforzarse como hub –los ecosistemas tecnológicos de referencia– en Europa”, asevera Michelena.

El posicionamiento de España y Madrid como eje innovador de Europa tiene ya medidas concretas. “El punto número 25 del acuerdo entre PP y Ciudadanos es crear una ley de startups. Estamos trabajando con ellos para definirla. Vamos a replicar el programa de Reino Unido que hizo tan atractivo el montar empresas tecnológicas allí. Tendremos una bolsa de 100 millones de euros para invertir basados en la siguiente estrategia: el dinero que tú consigas levantar, te lo doblamos”, explica Izanami.

Los expertos creen que se puede vencer esta batalla: “España tiene muchas ventajas respecto a otros sitios: el coste de vida, el clima y la calidad del talento, que es buenísima”, afirma Javier Ulecia, presidente de la Asociación Española, Crecimiento e Inversión (ASCRI). París, Berlín o Dublín plantarán dura batalla. La guerra por ser el Silicon Valley de Europa está en marcha.

Grandes éxitos de las 'startups' españolas

1. La venta de Ticketbis a Ebay, que se estima cerca de los 130 millones de euros.
2. La ronda de financiación de Cabify este año 2016, por 108 millones de euros.
3. La inclusión del Blackphone –creado a medias entre Silicon Valley y España– en la lista de las Mejores Innovaciones de 2014 de la revista Time.
4. La salida a Nasdaq de la empresa de voto electrónico Scytl, que está prevista para 2017.
5. Los 435 millones de euros en bonos colocados en la bolsa por la empresa de reservas de viajes online Odigeo.