Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

4K: fotos que nacen del vídeo

Algunos están usando los primeros teléfonos y cámaras que captan imágenes en movimiento en ultradefinición 4K para obtener fotografías

La ultradefinición 4K está revolucionando la fotografía.
La ultradefinición 4K está revolucionando la fotografía.

La forma de hacer fotos está cambiando: a partir de un fotograma filmado en ultradefinición 4K se puede lograr una imagen de algo más de ocho megapíxeles y, de hecho, ya hay varios teléfonos y cámaras que permiten congelar cualquier fotograma de esas características para obtener fotos. Entre los equipos que incorporan esta función están la cámara compacta Lumix LX100 y la de objetivos intercambiables Lumix GH4. Ambas de Panasonic. Esa misma empresa también vende en Francia y Alemania un móvil equipado con una cámara de alta gama que logra lo mismo: el Lumix CM1.

Los teléfonos Nokia Lumia 930 y 1520, con la última actualización del sistema Windows Phone, también disponen de esa función. De hecho, estos teléfonos incluso permiten fusionar en una misma foto diferentes fotogramas de vídeo. De esa forma pueden recrear, por ejemplo, las distintas fases del movimiento de una persona en una misma imagen. También los teléfonos de Samsung que filman vídeo con resolución 4K permiten obtener una foto a partir de los clips que grabamos con ellos. Sin embargo, hay que investigar un poco para encontrar esta función en el software que incorporan de serie.

Ya hay algunos profesionales que han comenzado a experimentar con el lenguaje híbrido que permiten herramientas como estas. Uno de ellos es Ivan Agerton. Muchas de sus fotos están realizadas con una cámara de cine profesional Epic Dragon, capaz de filmar con resolución 6K. Cada uno de los fotogramas que capta ese monstruo tecnológico equivale a una foto de 19 megapíxeles. Suficiente para ser impresa en papel de gran formato.

Varios teléfonos y cámaras permiten congelar fotogramas para obtener imágenes

The New York Times Magazine también empleó esas cámaras de cine digital para filmar a 14 conocidos actores actuando en exclusiva. Los vídeos se difundieron a través de Internet, mientras que en la portada de la edición en papel de la revista aparecía una foto seleccionada entre los fotogramas del metraje.

Para los aficionados a la fotografía, convertir fotogramas de un vídeo en fotos puede ser útil a la hora de captar escenas de acción, y algunos incluso le encontrarán utilidad al hacer fotografía de calle: con esta técnica parece más sencillo atrapar aquello que el fotógrafo Henri Cartier-Bresson llamaba el instante decisivo.

En cualquier caso, esta tecnología fotográfica derivada del vídeo está aún algo inmadura. Las fotos obtenidas mediante ese procedimiento pueden ser impresas en teoría en papel de tamaño A3, pero hay que tener en cuenta que en ocasiones estas imágenes no tienen el mismo nivel de calidad que una foto estándar. Eso se debe a que las imágenes filmadas en vídeo están comprimidas para que ocupen menos espacio en la memoria de la cámara.

La opinión del experto

4K: fotos que nacen del vídeo

Siqui Sánchez, fotógrafo

Este profesional está acostumbrado a utilizar las herramientas fotográficas más diversas.


Utilidad de la 4K
“Por lo que respecta a mi trabajo, no le veo mayor ventaja, de momento. Trabajo mucho con iluminación, de modo que todo debería hacerse forzosamente con luz continua”.

¿Un buen recurso?
“El principal recurso en fotografía es el criterio. Y no va a mejorar, más bien al contrario, con este invento”.

Las perspectivas
“La foto de prensa es la que se puede ver más afectada con este sistema. De golpe se vuelve más fácil. Viendo cómo ha ido todo hasta ahora, podemos afirmar que no supondrá un aumento de la calidad de las imágenes".

Esa pérdida de calidad apenas se aprecia al reproducir las imágenes como vídeo, pero sí se deja notar cuando congelamos uno de los fotogramas y lo imprimimos. Si las imágenes han sido captadas de noche o en entornos con poca luz, difícilmente podrán aprovecharse como fotos. Al menos si pretendemos darle otro uso que no sea el de publicarlas en Internet a pequeño tamaño. Lo más importante de esta tecnología es que altera por completo el lenguaje fotográfico.

El precio a pagar por poder elegir entre un gran número de instantes de un vídeo para lograr una foto es que tenemos que revivir las escenas. Pero también es posible que esto cambie a corto o medio plazo. Ya existe alguna aplicación para teléfonos capaz de detectar los mejores fotogramas susceptibles de convertirse en fotografías, como Vphoto. No obstante, solo está disponible para iPhone, y como el teléfono de Apple no graba vídeo con resolución 4K, las imágenes resultantes sólo podrán ser impresas en papel de pequeño formato.

Por eso, hoy por hoy, los que estén interesados en usar el vídeo 4K como materia prima para obtener fotos deben saber que es recomendable filmar escenas cortas. Por ejemplo, el salto del un atleta desde un trampolín olímpico. También vendrá bien grabar a plena luz del día y sin movimientos bruscos de cámara para evitar imágenes borrosas. Pero estas limitaciones probablemente quedarán superadas en menos tiempo del que sospechamos.