Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deja de imprimirse el periódico más antiguo

Lloyd's List comenzó a editarse en 1734 para cubrir la información naviera

Deja de imprimirse el periódico más antiguo

Lloyd's List, el periódico más antiguo del mundo, dejará de imprimirse el 20 de diciembre para convertirse exclusivamente en digital, según anunciaron sus editores.

El periódico nació en 1734, aunque entonces era un simple tablón de anuncios de una cafetería junto al puerto de Londres. Desde entonces ha estado informando del sector naviero, pero últimamente solo el 2% de sus lectores compraban en papel según las mismas fuentes, en números absolutos: 25.

El periódico fue fundado por Edward Lloyd para informar de las salidas y llegadas de los barcos en el puerto de Londres. Actualmente pertenece al grupo Informa. Su director general, Phil Smith, ha manifestado en una nota difundida a través de la web, que en los últimos tiempos el periódico en formato digital había incrementado mucho su audiencia, mientras que disminuía la del papel. 

Su actual director, Richard Meade, ha reconocido que el periódico ha cambiado poco en estos cuatro siglos de existencia: información del sector naviero, "pero ahora nuestro público puede acceder a la información desde cualquier café del mundo".

La suscripción a la web de Lloyd's List no es barata. Cuesta 2.600 euros anuales por acceder a toda la información y a su archivo, solo digitalizado desde 1995.

El final del periódico londinense impreso y su paso a la publicación digital viene añadirse a otros clásico del papel como Christian Science Monitor o la revista Newsweek que también han decidido recientemente hacer el cambio. Newspaper Death Watch, es un Observatorio online que registra el final de periódicos de papel y el "renacimiento del periodismo". Creado en 2007, recoge en sus páginas que solo en Estados Unidos han dejado de imprimirse miles de periódicos con la revolución digital, la mayoría locales. También informa de las reconversiones, como la del San Francisco Chronicle, que estableció un sistema de pago en web y a los cuatro meses lo retiró.