Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple retira en Francia la aplicación que ofrece un fichero de personalidades judías

Presenta un listado de nombres y su autor defiende que ser judío no es negativo

Apple ha reaccionado a la polémica levantada en Francia por una aplicación que ofrece un fichero de personalidades judías y la ha retirado de su tienda francesa. Judío o no judío?, así se llama la aplicación de pago (0,79 euros) que se ofrecía, desde agosto, en francés e inglés. La misma es un censo de las personas con alguna notoriedad que son judías. SOS Racismo había anunciado que demandaría al editor, Apple, con la intención de forzar su retirada.

La aplicación propone una lista de personalidades judías que se pueden localizar por el nombre, por categorías que establece la propia aplicación o realizar una búsqueda aleatoria. También se pueden sugerir nombres que faltan en la misma.

Su creador, Johann Levy, se ha mostrado sorprendido por la amplitud de la polémica suscitada por esta aplicación en unas declaraciones a Le Nouvel Observateur. Levy, que es judío, asegura que su producto pretende proponer a la comunidad una lista de personalidades judías que han triunfado y alega que sus fuentes son públicas. "Ser judío", afirma, no es negativo. "Los antisemitas no necesitan de esta aplicación para fichar a las personalidades judías", concluye.

El presidente de la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (Licra) se declaró "horrorizado" por el hecho de que alguien suministre una información que no debe interesar a nadie y la aplicación, a su juicio, reaviva el fantasma de que los judíos son quienes tienen el dinero y el poder.

SOS-Racismo lo considera un fichero ilícito elaborado en razón del origen de la persona. En el Código Penal francés, ofrecer o conservar datos de carácter personal sin el consentimiento del interesado que, directa o indirectamente, hacen aparecer sus orígenes raciales o étnicos, sus opiniones políticas o religiosas, se penaliza con cinco años de cárcel y 300.000 euros de multa. El autor de la aplicación había manifestado que si la aplicación es ilegal la retiraría pero se trataría de un atentado a la libertad de expresión y la misma persecución deberían padecer sitios como Wikipedia o Google.

La aplicación presenta un listado de más de tres mil nombres de celebridades judías.