Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intel cambia la arquitectura de los procesadores

Las primeras unidades se fabricarán a finales de 2011

Intel, primer fabricante mundial de chips, asegura que es una revolución. Según Antonino Albarrán, director técnico de la empresa para España y Portugal, "es hacer realidad lo que solo se podía en teoría. Antes era el dibujo, el modelo de futuro, ahora lo hemos construido".

El cambio consiste en cambiar la disposición de los transistores dentro del chip. Hasta ahora se ordenaban linealmente. En los denominados 'Ivy Bridge' de 22 nanómetros tienen una disposición tridimensional que aprovecha mejor el espacio, a través de un puente, de ahí el nombre "bridge", que permite aumenta el número de transistores y mejorar la refrigeración.

Un transistor es la parte última del procesador, algo así como un interruptor que deja pasar o no la corriente. Si está en posición 1, la corriente pasa. Si está en posición 0, no lo hará.

Esta innovación repercutirá en todas las gamas de producto, desde los ordenadores de sobremesa, a los portátiles y servidores. Albarrán explica que estos procesadores serán un 37% más potentes que los actuales de 32 nanómetros y "serán menos ruidosos, más ecológicos y potentes". El usuario final notará dos cambios esenciales. Más velocidad con el mismo consumo energético o la misma velocidad con la mitad de consumo. Kaizad Mistry, director del programa de 22 nanómetros de Intel, insiste en que esta tecnología alargará la vida de las baterías de los portátiles.

Este cambio en la arquitectura del núcleo del ordenador permite a Intel mantener vigente la ley de Moore. Este teoría, promulgada hace más de 40 años, mantiene que la densidad de los transistores de un chip se dobla cada dos años, por lo que se reduce el coste al tiempo que se multiplican las prestaciones.

La carrera por hacer cada vez más pequeños los procesadores comenzó hace cuarenta años, al desarrollarse la microelectrónica. Desde entonces los procesadores no han parado de multiplicar su velocidad. Primero en kilohertzios a gigaherzios, mil millones de ciclos de transistor por segundo.