Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica implantará el móvil multiusos entre sus empleados

La operadora utilizará su sede de Distrito C, en Madrid, para popularizar la tecnología NFC, que permite usar el terminal como tarjeta de crédito

Telefónica va a dar el salto al móvil multiusos, gracias a la tecnología NFC (Near Field Communication) que permite convertir el terminal en una tarjeta de crédito, de identificación para el acceso a edificios o un ticket en la entrada a un espectáculo. Y lo quiere hacer empezando por su propia casa. Por eso va a implantar esa tecnología en su macrosede central del Distrito C de Madrid, donde trabajan 12.000 empleados.

El grupo que preside César Alierta pretende dar un acelerón en una tecnología que se está decantando como la mejor alternativa para que el móvil se convierta en una "cartera electrónica" y en un medio de pago que hasta ahora no ha fraguado con otros proyectos como Mobipay. Para ello, Telefónica se ha rodeado de socios financieros (La Caixa, BBVA, Bankinter, Sermepa y VISA) y tecnológicos (Samsung, Oberthur, Gyd Ibérica) y desea extender el acuerdo a todo tipo de entidades.

El proyecto Distrito NFC, que se iniciará en una primera fase con 1.000 empleados para luego extenderse a toda la plantilla, es la mayor experiencia comercial nacional e internacional con esta tecnología, según el presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo. En la operadora, insisten en que no se trata de una prueba piloto puesto que esta tecnología ya se ha probado en un proyecto en la localidad barcelonesa de Sitges en el que partciparon 1.500 personas y 500 comercios.

Sin embargo, la implantación masiva y comercial para los millones de clientes de Movistar (y el resto de operadores que también tienen planes al respecto) aún está lejos. Y es que aunque el método de uso de NFC es tan sencillo para el usuario como acercar el teléfono a un lector de validación, sea un terminal de punto de venta o el torno para acceder a un recinto, la infraestructura que precisa es enorme.

Para empezar, el terminal tiene que llevar incorporada la tecnología NFC y la inmensa mayoría de ellos, incluso los últimos modelos de teléfonos inteligentes, no disponen de la misma. También hay que cambiar la tarjea SIM, con el fin de incorporar la versión digital de todas las tarjetas que pueda tener el usuario, ya sea de crédito o de identificación. Y, por último, los lectores de los comercios, bancos y lugares de ocio deben instalar lectores de validación.

Guillermo Ansaldo aseguró que todos los fabricantes tienen planes para equipar sus próximos modelos con NFC, y que las entidades financieras y las compañías de tarjetas de crédito también se están centrando en este estándar para su expansión, por lo que cree que la explosión de servicios de NFC comenzará en la segunda mitad de 2012.