Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas en las fábricas japonesas alteran los suministros tecnológicos

Algunos centros no afectados directamente por el terremoto tienen problemas logísticos

El análisis de la repercusión industrial del terremoto de Japón se ha centrado hasta ahora en los centros que fabrican productos finales para el consumidor. Toshiba calcula que a finales de mes volverá a tener productivos sus centros de Iwate. Sony ha tenido que cerrar temporalmente plantas dedicadas a la producción de baterías o de lectores Blu-Ray. Pero además está el impacto en los centros que suministran materiales a terceros.

DisplaySearch informa que el sumnistro de paneles de pantallas planas está afectado a corto plazo y los fabricantes deberán acudir a otros productores para mantener su ritmo de fabricación. El sitio no descarta que se produzcan retrasos a largo plazo. Nikon, por ejemplo, tuvo que cerrar su centro de Miyagi y no ha indicado una fecha de reapertura. Ello repercutirá en suministros para pantallas AMOLED.

Los problemas también afectan a la disposición de materiales desconocidos para el consumidor pero básicos en los procesos de fabricación. Japón tiene el 30% de la producción mundial del gas NF3 usado en las cámaras de producción de transistores o células fotoeléctricas, entre otros. Los problemas en dos fábricas de obleas de silicio (Shin-Etsu y MEMC) afectan al 25% del suiministro de este material empleado para la fabricación de semiconductores. Las fábricas de circuitos integrados creen poder recuperar la total normalidad en dos semanas, según iSuppli.

Esta escasez temporal repercute en los precios. El de las memorias flash de 16 gigabytes ha subido un 12,5%. En el sector fotográfico, Canon tiene afectadas tres plantas y Panasonic evalúa el impacto en las que tiene en el norte del país.

Koycera, en un comunicado hecho público hoy, asegura que garantiza el suministro de sus equipos de impresión a pesar de tener dos fábricas en el áres de Fukushima, pero fuera del perímetro de seguridad nuclear. La empresa ha ajustado los horarios de descanso de su personal a los cortes de suministro de energía.