Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacimiento de Facebook, otra vez en los tribunales

Los hermanos Winklevoss sostienen que Zuckerberg les robó la idea y reclaman más dinero del que consiguieron en 2008

El nacimiento de Facebook ha vuelto a los tribunales. La pareja de gemelos Tyler y Cameron Winklevoss, antiguos compañeros de universidad de Mark Zuckerberg, han vuelto a plantear que éste les engañó y quieren anular un acuerdo suscrito con él en 2008 que les reportó 65 millones de dólares. Consideran que la cifra no se corresponde con el valor de Facebook.

Los hermanos Winklevoss, notables remeros, y su amigo Divy Narendra siempre han sostenido que propusieron a Zuckerberg la creación de una red social en 2003 y que éste, mientras retrasaba la colaboración prometida en el proyecto, dedicó sus esfuerzos a crear su propia red social inspirada en aquel proyecto. Su tesis es que les robó la idea. Una idea que ahora presenta una cifra de negocios millonaria y tiene 500 millones de miembros.

Los demandantes, que lanzaron ConnectU, firmaron un pacto con Zuckerberg en 2008 por los que éste les indemnizaba con 20 millones de dólares en efectivo y 45 millones en acciones de Facebook sobre la base de una estimación del valor de las acciones (Facebook no cotiza en Bolsa) de 36 dólares por unidad. La cifra se dedujo de la valoración realizada con motivo de la compra que había hecho Microsoft de un paquete de acciones. Ahora, los gemelos consideran que es una cifra inferior a la real.

Las crónicas de la vista del caso en un tribunal de San Francisco coinciden en señalar cierta actitud escéptica de los tres jueces que insistieron en sus preguntas sobre el excelente asesoramiento de expertos que llevaron los hermanos Winklevoss en la negociación de aquel acuerdo. "Cuando estás asesorado por tantas personas cualificadas ¿no es difícil sostener que has sido engañado?", preguntó uno de ellos. Los abogados de Facebook rechazaron que hubiera engaño y subrayaron que aquel acuerdo hizo ricos a sus firmantes y sigue haciéndoles más ricos todavía dado el aumento del valor de aquellas acciones.

.