Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fonera, un router sencillo y social

FON apuesta por compartir la conexión con otros usuarios. - El router se configura fácilmente

En octubre de 2006 salió la primera Fonera, un router en apariencia similar al resto pero con modificación en su software que solo con la compra del aparato daba derecho a compartir conexión con muchos otros miembros de FON.

FON nació en un momento en que los módem 3G no eran tan populares. Cuando todavía los teléfonos móviles no permitían compartir la conexión con el ordenador. Se popularizaban las redes wifi pero casi todas eran cerradas. Fon propone compartir el ancho de banda que el usuario no necesita y, a cambio, conseguir conexión en otros puntos FON o, incluso, algo de dinero. Si un usuario no es parte de FON pero quiere usar el wifi puede pagar una pequeña cantidad por horas o días. Parte de ese dinero va para el usuario que prestó el servicio. Perfecto para viajeros o navegantes esporádicos que no quieren adquirir un módem 3G y contratar con una operadora pero quieren disfrutar de una amplia red. Cuanto más poblada sea una zona, más posibilidades hay de encontrar un punto de acceso. El barrio madrileño de Chueca es zona FON 100%, también La Latina y Campo de Ourique en Lisboa.

El último aparato de FON es la Fonera SIMPL. Cuesta 39 euros y se puede comprar en su página web o grandes almacenes y tiendas de electrónica. Esta nueva versión mejora su cobertura gracias a la inclusión de las redes de tipo N y apenas ocupa espacio. También se puede conectar al ordenador por cable y es compatible con cualquier compañía proveedora de ADSL. La sencillez no solo se da en el diseño o en el proceso de alta como usuario de FON, sino también en su instalación. Incluye un breve manual que invita a seguir paso a paso y conectarlo en casa en menos de 10 minutos.

Después de lanzar la Fonera 2.0, que permitía subida de fotos a Flickr y vídeos YouTube programados, así como descarga de contenidos sin tener que estar delante o con el ordenador encendido, FON vuelve a los orígenes con un aparato de precio ajustado y características algo superiores al resto. El aparato, como los móviles sin liberar, solo permite usarlo si se da de alta en FON, pero a cambio se podrán usar muchísimos puntos de acceso en todo el planeta sin pagar. En Reino Unido se superan los dos millones, en Japón un millón y medio, más de 400.000 en Francia, 230.000 en Portugal, y, curiosamente, 210.000 en España.