Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tim Berners-Lee defiende la neutralidad de la Red

El creador de la web reclama conexiones baratas desde el móvil como herramienta de desarrollo de los pueblos

El creador de la web, Tim Berners-Lee, ha hecho una larga reflexión en la convención londinense de Nokia. Dos puntos centrales de la misma: la necesidad de mantener la neutralidad de la Red y de que la población tenga acceso barato, o gratis, a un Internet básico, por defecto.

Berners-Lee destacó que un 20% de la población está conectado a Internet y un 80% dispone de teléfono móvil. ¿Por qué esta diferencia?, se ha preguntado. Los móviles pueden ser una herramienta de acceso importante si las compañías no consideran a quien tiene un móvil y pide conexión a Internet como un ejecutivo y le multiplican la tarifa telefónica. Esta población que tiene señal de móvil no está, sin embargo, en la sociedad de la información porque no puede vender sus productos en Internet o incluir en la Wikipedia artículos sobre su cultura o país.

Otra de las preocupaciones mostradas en su charla ha sido el mantenimiento de la neutralidad de la Red y las garantías sobre la privacidad de los internautas. La posibilidad de que las operadoras puedan primar la velocidad de acceso a unos sitios en detrimento de otros alteraría el concepto fundacional de Internet. Berners-Lee ha dado varios ejemplos de lo que supondría la vulneración de este principio. Una operadora con un sitio de descarga comercial de filmes podría dirigirte a él penalizando la velocidad de acceso a tiendas competidoras. Igualmente podría perjudicar los servicios de llamadas de voz a través de Internet, competidores suyos, para que el usuario pensara que son deficientes técnicamente. Los gobiernos podrían utilizar este recurso para penalizar sitios contestatarios.

Con respecto a la privacidad insistió en la necesidad de que se empleen los datos requeridos a una persona para el fin por el que han sido solicitados y no se aproveche su obtención para otros usos. Si un internauta debe dar su dirección para recibir un paquete, la compañía de mensajería no puede emplear este dato con otras intenciones.