Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple torpedea la agencia de publicidad móvil de Google

Nuevas reglas impuestas por la empresa de Jobs a los desarrolladores impiden el acceso de datos sobre aplicaciones a firmas de la competencia

Apple ha cambiado nuevamente las condiciones que impone a los desarrolladores de aplicaciones para sus aparatos móviles, desde el iPhone al iPad. El objetivo: impedir un trabajo eficiente de la empresa de publicidad para móviles de Google. Coincidiendo con el lanzamiento de su propia plataforma publicitaria, iAds, Apple ha introducido una cláusula en las citadas reglas, en la sección 3.3.9, en la que autoriza el acceso de las agencias publicitarias a las analíticas sobre el empleo de una aplicación para que puedan mejorar la personalización de los anuncios. Este acceso, sin embargo, se reserva a las compañías "independientes". Según esta norma, "la recogida o divulgación de estos datos debe tener como único objetivo la distribución de publicidad en vuestra aplicación. Sólo deben ser suministrados a una empresa independiente de servicios publicitarios cuya actividad principal sea la distribución de publicidad". Apple entiende por empresa "independiente" una compañía no vinculada a un distribuidor de móviles o que tenga un sistema operativo para telefonía móvil. Ello excluye directamente a Microsoft y Google.

Precisamente Google y Apple habían protagonizado una batalla para lograr la adquisición de AdMob, compañía especializada en publicidad para móviles, que finalmente ganó Google. La compró por 750 millones de dólares. Una compra que fue denunciada ante las autoridades de la competencia estadounidenses porque podría suponer un abuso de posición dominante. El hecho de que Apple comprara otra empresa del sector, Quattro, y lanzara su campaña iAds, sirvió de argumento a los defensores de la no intervención administrativa.

Google ha criticado con contundecia las nuevas medidas de Apple asegurando que amenazan tanto a las empresas que proponen tecnologías móviles competitivas (Google) como a las empresas cuya tarea no es hacer publicidad. Estos cambios amenazan, insiste Google, con hacer bajar o incluso eliminar los ingresos que ayudan a cientos de miles de desarrolladores. "Estas condiciones dañan a grandes y pequeños desarrolladores limtando su capacidad de escoger la mejor manera de hacer dinero. Y dado que la publicidad es la base de un gran número de aplicaciones gratuitas o de bajo coste, estas condiciones son malas también para los consumidores".

En abril de este año, cuando el patrón de Apple expuso su política publicitaria para móviles, basada en que la publicidad no abandona la aplicación, ya criticó el modelo de Google que sustenta la publicidad en la web y fuerza la salida de la aplicación.