Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interpretaciones discrepantes sobre la nueva norma europea

Algunos expertos sostienen que, aunque no lo diga la ley, la orden judicial sigue siendo necesaria

¿La enmienda pactada entre el Parlamento Europeo y el Consejo permite cortar el acceso a Internet sin orden judicial? La interpretación dada oficialmente desde el Parlamento por Alejo Vidal-Quadras no ofrece dudas: sí. Pero ésta no es la posición de todos los expertos que han analizado el documento. Sólo hay unanimidad en un punto: su ambigüedad.

Para el abogado español experto en temas de Internet, Javier de la Cueva, "aunque el texto no lo dice expresamente, al remitir a la Convención Europea de los Derechos Humanos, se está defendiendo la necesidad de una intervención judicial", explicó a este diario. El problema de interpretación proviene, según el citado abogado, de que la enmienda original exigía que para tomar la decisión se acudiera a un procedimiento judicial. El texto acordado hoy no lo hace. Cabe, pues, un proceso administrativo. "Pero para mí no hay dudas en el sentido de que, al final, la autorización ha de ser judicial. El documento no lo dice, pero remite a leyes superiores que conducen a esta conclusión". Con todo, Javier de la Cueva no excluye que la interpretación que los Estados hagan de esta normativa comunitaria no vaya en el sentido que él propone.

"Habrá quer ver si esta norma invalidará el corte del acceso a Internet". La frase pertenece a Jérémie Zimmermann, cofundador del grupo de defensa ciudadana francés La Quadrature du Net. En un comentario colgado en Internet, Zimmermann destaca la defensa de la presunción de inocencia y la imposición de un procedimiento justo, pero concluye que la ambigüedad del texto sólo podrá ser resuelta ante el Tribunal Europeo.

Nigel Cassidy , corresponsal europeo de la BBC, afirma que el acuerdo da esperanza a los internautas. Sin embargo, alguno de los testimonios que recoge no excluyen que los estados, como el francés, consideren que el sistema administrativo que pretenden implantar para cortar la conexión a Internet tras tres avisos cumple con los requisitos de imparcialidad y justicia que exige Europa.