Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel Aguilera abandona la dirección de Google España y Portugal

La compañía aún no tiene sustituto y abre un proceso para buscar un nuevo primer ejecutivo en España.

Google acaba de anunciar que Isabel Aguilera dejará la dirección general de Google España y Portugal el próximo 15 de enero. "Isabel ha realizado una importante contribución en nuestro negocio en España, aumentando nuestra base de socios y clientes, así como ayudando a difundir el mensaje del potencial de Internet entre las compañías españolas. Lamento su marcha y me gustaría desearle lo mejor en el futuro", señala Mats Carduner, director regional Sur Europa.

Un directivo interno de cargo internacional, cuyo nombre no se ha hecho público, tomará las riendas de Google España y Portugal de manera provisional hasta el nombramiento de una nueva dirección general.

La compañía abre desde este momento un proceso de selección para elegir un primer ejecutivo que se haga cargo de la filial ibérica. Los procesos de selección en Google son especialmente largos y complejos, advierten fuentes internas de la compañía, que aseguran que aún pasará tiempo hasta que se elija quien sustituirá a Isabel Aguilera.

En cualquier caso, Google asegura que cuenta con equipo muy fuerte en España para seguir trabajando sin problemas hasta que se resuelva esta vacante.

Hay que recordar que aún no se ha cubierto el puesto de Bernardo Hernández, el ex director de Marketing del buscador, que dejó la filial española el pasado mes de septiembre para llevar la dirección mundial de geoposicionamiento en la sede central de Mountain View.

Isabel Aguilera, arquitecta de formación, ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el sector tecnológico. Antes de llegar a Google ocupaba la dirección general de la cadena hotelera NH, pero antes fue la primera ejecutiva de Dell, y con anterioridad ya había trabajado en HP y Compaq.

El supuesto desliz del 'GPhone'

El paso de Aguilera por Google ha sido bastante polémico. No por su gestión, pero sí por sus relaciones con la prensa. La ejecutiva hizo correr ríos de tinta al insinuar que Google estaba trabajando en un teléfono móvil, cuando se suponía que era un proyecto totalmente secreto.

La compañía niega que la indiscreción de Aguilera haya influenciado en su marcha, pero desde que la noticia fuese publicada el pasado mes de marzo, la ejecutiva estuvo en un segundo plano en las presentaciones oficiales de la compañía, aunque seguía protagonizando los actos institucionales.

Finalmente, el pasado mes de diciembre, Google presentó sus planes para la telefonía móvil. Android es una plataforma abierta sobre la que Google quiere que se desarrollen distintos terminales, pero de momento, el buscador aseguraba que no tiene intención de diseñar un teléfono propio.