Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bigas Luna quiere una parte del beneficio de las operadoras

El director de 'Jamón, Jamón' propone que las 'telecos' compartan los ingresos de la banda ancha con los creadores de contenidos

Bigas Luna cree firmemente en el poder de las nuevas tecnologías. De hecho, opina que en no tanto tiempo, todo el cine se distribuirá través del móvil. "Yo prefiero llamarle el contador. Sí, porque en realidad el terminal sólo servirá para que nos facturen las películas, los vídeos o los programas de televisión que hayamos consumido", explicó el director de Jamón, Jamón durante una de las sesiones de Foro Internacional de Contenidos Digitales (Ficod), que se celebra estos días en SIMO en la que expuso su particular visión sobre la Internet.

"Nos encontramos en la edad media de la era digital", aseguraba el director de cine, quien no se siente preocupado por las descargas de películas por Internet, ni por la piratería. No es que no sienta su presión, ni que infravalore el daño que está causando al cine o la música, si no que considera que es un fenómeno pasajero, que tendrá que cambiar con los años.

Para Bigas Luna, el problema actual está en el modelo de explotación que deja a un lado a los creadores de contenidos, mientras que los operadores de telecomunicaciones se enriquecen. "Estamos en manos de uno señores feudales, que nos cobran por estar en sus terrenos que usamos para plantar patatas. Pero además, estos señores feudales cobran a otros para que entren en nuestros terrenos, y nos roben las patatas", dice Bigas Luna, para quien la solución pasa por "una financiación automática" por la que las compañías compartirían parte de los beneficios que están logrando con la banda ancha, gracias a sus contenidos. "Entonces alcanzaríamos la auténtica democracia en la era digital", opina.

El director cree que el modelo es totalmente viable ya que los proveedores de servicios son capaces de conocer exactamente cuántos de sus clientes están descargándose qué contenidos. "Tenemos que convencer a quien le convenga más. En esta guerra que hay entre operadoras, la primera que entre a financiar a los creadores de contenidos audiovisuales será el que gane, y tendrá el mayor número de abonados", concluyó ante un auditorio que escuchaba atento estas innovadoras teorías.

Más de 3 millones de personas quisieron descargarse 'Yo soy la Juani'

Bigas Luna habla de Internet con admiración más que con resquemor, y presume de haber sido un usuario temprano de la informática personal y un promotor de la postproducción digital. Su última película Yo soy la Juani utilizó con éxito sitios como YouTube para promocionar la cinta con pequeños clips exclusivos que se publicaron antes del estreno.

Una vez que Yo soy la Juani llegó a los cines, la preocupación del director que también actuaba de productor, fue evitar la piratería para lo cual pagaron a una empresa especializada, que bloquea todos los intentos de copiar ilegalmente las películas a través de Internet, según relató el propio director.

Este bloqueo, que resulta especialmente caro, se mantuvo durante tres semanas. "A las 48 horas de levantarlo, encontré la película en un top manta, donde la compré. Eso sí, me hicieron una rebaja", comenta con humor Bigas Luna, quien se sintió mucho más sorprendido con los datos que le facilitaron después que por la velocidad de los piratas.

La compañía que realizaba los bloqueos le aseguró que en esas tres semanas, habían detectado más de 3 millones de intentos de descargarse copias de la película, y en la semana posterior, se realizaron con éxito un millón.

El director abre los ojos cuando habla de estas cifras, al comprender que sus creaciones despiertan un interés masivo y el potencial que puede suponer Internet. "Si hubiésemos logrado algunos céntimos por cada una de estas descargas, estaríamos muchos más contentos", reconocía.

Más información