Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Elíseo2.0 o Sarkozy.fr 2?

La página oficial de la presidencia de Francia se parece demasiado a la web personal de Sarkozy

La semana pasada se estrenó la web oficial de la Presidencia de Francia, un cambio de imagen que ha ido más allá de lo habitual. No se trata de un remozado o un lavado de cara, sino toda una nueva estructura en la que se incluyen nuevos menús por pestañas y la PRTV (televisión del presidente). Todo un despliegue multimedia, 'feed' de RSS y múltiples guiños al estilo 'web 2.0'.

Las críticas han llovido al contrastarlo con la web de campaña de Nicolas Sarkozy. Y no les falta razón. La estructura de navegación es un calco, también las secciones la NSTV (Nicolas Sarkozy televisión). Hasta la suscripción a la página por correo es calcada

Partidarios y detractores del presidente vierten sus críticas en la red. No entienden cómo una 'web' institucional puede llevar a la confusión con la de un partido político. No toleran tampoco, que haya desaparecido la versión anterior. Como si nunca antes hubiese existido el 'site' o como si nunca antes un presidente hubiese gobernado Francia. Los anteriores habitantes del Elíseo son despachados con una foto y una línea con su periodo presidencial.

El autor es el mismo: François de la Brosse, un conocido publicitario francés, lo que no justifica que apenas se deje un espacio fácilmente accesible para los anteriores presidentes de la república o un enlace a versiones anteriores de la 'web'.

Nicolas Sarkozy desde sus tiempos de ministro de Interior ha sabido cuidar su imagen en la red. Se ganó a gran parte de los 'blogers' del país cuando en medio de las revueltas en las calles y coche ardiendo concedió una entrevista a Loïc LeMeur, uno de los más influyentes y conocidos de la blogosfera francófona, además de empresario de éxito.

Durante la carrera al Eliseo dio pasos firmes pero seguros. La moda era Second Life, pero supo mantenerse al margen y ahorrarse los ataques vandálicos que soportó Jean Marie Le Pen.

Este parecido más que razonable está levantando críticas, fundadas, por parte de los navegantes más allá de las fronteras de Francia.