Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Allofmp3 anuncia que reabrirá su web

Un tribunal ruso declaró inocente de un delito contra la propiedad intelectual al propietario de la página de descargas de música, cerrada en julio

La página rusa de descargas de música Allofmp3.com asegura en un comunicado colgado en su web que reanudará el negocio dentro de poco, después de que un tribunal de Moscú decretara que sus operaciones son acordes a la legislación rusa. De momento, no hay disponible ningún contenido para descargarse, pero el comunicado asegura que sus actividades comenzarán dentro de poco, con un nuevo sistema de pago y una discografía más amplia.

Los problemas de Allofmp3.com, y de su cabeza visible Denis Kvasov, comenzaron en 2006 cuando el Departamento de Comercio de Estados Unidos aseguró que la web era "la tienda 'online' de música pirata más grande del mundo", lo que suponía una línea roja en las negociaciones bilaterales para el ingreso de Rusia en la Organización Mundial del Comercio.

La página fue clausurada a principios del mes de julio tras una cumbre celebrada entre los presidentes de EE UU y Rusia, aunque los usuarios de la web fueron redirigidos a un 'site' similar donde se podía utilizar el crédito obtenido en Allofmp3.com para comprar música.

Precios mínimos

Allofmp3.com vendía música en formato digital de un amplio abanico de artistas y géneros a precios significativamente menores que los de iTunes o la recientemente legalizada Napster. La diferencia es que la web rusa, escudándose en la legislación de su país, no pagaba un canon a la industria, algo que sí hacen sus rivales.

Oleg Nezus, de la ROMS (Russian Organization for Multimedia and Digital Systems), asegura que las empresas de su país sí pagan derechos, pero "a aquellos que suscriben acuerdos con nosotros y los piden, pero ninguna de las principales discográficas, y estoy pensando en EMI o Universal, quieren su dinero".

Kvasov y Allofmp3.com fueron demandados por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica en representación de EMI, NBC Universal y Time Warner. Exigían a la web rusa más de un billón de dólares.