Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hay una pregunta para Hillary en YouTube

Los aspirantes demócratas a la presidencia de EE UU responden a los electores a través de la red

Los aspirantes del Partido Demócrata a la presidencia de EE UU, entre los que figura Hillary Clinton, protagonizarán mañana un hito en la política estadounidense. Por primera vez los candidatos electorales se enfrentarán en Carolina del Sur a las preguntas de los internautas a través del portal YouTube. Los electores ya han cargado más de 1.700 vídeos, de los que se seleccionará un grupo antes del debate para repartir entre los políticos. El acontecimiento sólo es comparable al que inmortalizaron las cámaras en 1960 cuando Nixon y Kennedy debatieron cara a cara en televisión.

"Por primera vez en la historia de los debates presidenciales estadounidenses, los electores de los cuatro puntos del país podrán preguntar al futuro presidente del país americano a través de un vídeo y escuchar la respuesta", ha dicho Chad Hurley presidente y cofundador de YouTube. En uno de estos vídeos, una internauta llamada Kim se quita una peluca para mostrar su cabeza calva y evoca su lucha contra el cáncer antes de preguntar a los candidatos sobre el coste astronómico de la salud en Estados Unidos.

Otro internauta pregunta a los candidatos cómo piensan tratar el consumo de cannabis en el seno de sus programas políticos. Y en otro vídeo, una ecologista, Rachel Jakuba, ataviada con gafas de buceo y tubo, pide ayuda para las tortugas marinas, mientras otros electores preguntan sobre los conflictos en Irak o la provincia sudanesa de Darfur.

Estas preguntas constatan que los aspirantes demócratas han conseguido atraer la atención de los jóvenes votantes que pasan horas y horas en YouTube, Pese al éxito en la respuesta ciudadana, el hecho de que sea una fórmula novedosa despierta la desconfianza de los analistas.

Pros y contras

Cuando en 1960 los telespectadores asistieron al primer debate político en la historia de los EE UU, juzgaron al candidato demócrata John F. Kennedy más vivo y entusiasta que su rival republicano Richard Nixon, sudoroso y mal afeitado. Ambos políticos asumieron el riesgo de enfrentarse a un nuevo formato y Nixon salió perjudicado.

En esta ocasión, ya hay quien mira con recelo la iniciativa. Es el caso de Joshua Levy, redactor de TechPresident.com, un foro político en línea, que estima que el ejercicio de mañana pierde su interés porque las preguntas son seleccionadas por periodistas profesionales. "Es mucho menos fascinante si un tercero interviene y dice qué es interesante y qué es fallido", escribió en un blog. John Edwards, que entre los demócratas está en tercer lugar en los sondeos tras Hillary Clinton y el senador Barack Obama, se apunta a esta teoría. "Lo que pasa cuando los miembros de los medios de comunicación hacen todas las preguntas es que hacen siempre las mismas", ha explicado.