Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis entre Estonia y Rusia llega a Internet

El Gobierno del país báltico ha pedido ayuda a la OTAN para contener ataques informáticos que según asegura proceden de ordenadores rusos

La crisis de relaciones entre Estonia y Rusia por culpa de la retirada de símbolos soviéticos en el país báltico ha llegado a Internet. A los ataques contra la embajada estonia en Moscú se suman varios asaltos informáticos contra empresas e instituciones que han llevado al Gobierno de Tallín a solicitar ayuda a la OTAN. "Si se tiene en cuenta el daño y la forma en que se han organizado los ataques, podríamos compararlos con una acción terrorista", ha señalado el ministro de Defensa estonio, Jaak Aaviksoo.

Las páginas web de instituciones estonias vienen sufriendo ataques desde finales de abril, cuando la retirada en Tallin de un monumento en honor de los soldados del Ejército Rojo generó duras críticas en Rusia. Miembros del Gobierno de Estonia, incluyendo al primer ministro, han afirmado que algunos de los ataques, que han obligado a cerrar varias webs, provenían de ordenadores conectados a redes oficiales rusas.

Las relaciones diplomáticas entre Moscú y la OTAN pasan por uno de sus peores momentos en los últimos años por culpa de la disputa política de Rusia contra varios países de la antigua órbita soviética, como Polonia, Lituania o la República Checa, además de la propia Estonia. Los intentos de la potencia por retener parte de la influencia sobre ellos se han concretado en los últimos años en disputas en las que los acuerdos comerciales y los recursos energéticos han sido utilizados como armas políticas. Internet parece ser la siguiente de la lista.

Los ataques persiguen dejar inaccesibles las webs que toman como objetivo, páginas de bancos, periódicos, escuelas e instituciones públicas en general. En un principio tenían su origen en ordenadores rusos, según el Gobierno estonio, pero en sucesivas oleadas se han detectado embestidas procedentes de máquinas situadas en otros países, como Vietnam. Pero la organización y origen último del ataque, insiste el ministro de Defensa estonio, se encuentran en territorio ruso.

Ciber-ataques y acción militar

"Es un problema de seguridad operacional, algo que nos estamos tomando muy serio", dice en declaraciones al diario británico The Guardian una fuente oficial de la OTAN en su cuartel general de Bruselas (Bélgica), y añade que "afecta al núcleo de la forma de operar de la Alianza". La alerta de la organización militar ante los ataques atribuidos a Rusia se ha producido justo cuando falta un día para la cumbre entre líderes de Rusia y Europa, razón por la cual, siempre según el diario, la Alianza ha sido muy cuidadosa de no ir tan lejos como las autoridades de Estonias, y no ha acusado a los rusos directamente.

Aaviksoo reconoce que "actualmente, la OTAN no define los ciber-ataques de forma expresa como una acción militar, por lo que las provisiones del Artículo V del Tratado", las relativas a la defensa mutua, "no se extenderían automáticamente" al caso de Estonia. Eso sí, el responsable de Defensa añade que esta es una cuestión "que tendrá que ser resuelta en el futuro".