Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria y Cultura confirman el retraso del canon digital

Joan Clos dice que criticar al gobierno, que ha intervenido por la falta de acuerdo en el sector, es como "atacar al arbitro"

Los ministros de Industria y Cultura, Joan Clos y Carmen Calvo, respectivamente, señalaron en distintos foros que están trabajando para conseguir un canon digital razonable aunque confirmaron la dificultad de conseguirlo en el plazo establecido, que es a finales de este mes.

El ministro de Industria en el Foro Cinco Días, recordó que el canon digital establecido en la Ley de Propiedad Intelectual para compensar a los autores por la copia privada, debe acordarse por las dos partes (industria y sociedades de gestión de derechos) y en caso de no conseguirlo, como ha sucedido ahora, debe intervenir el Gobierno.

Ahora todo el mundo apunta al Gobierno, dijo, "es como si quieres disparar al arbitro". "Se ha jugado una partida, añadió, ha terminado en empate y ahora tiene que venir el arbitro... y encontrar una solución equilibrada, justa y proporcional".

En estos momentos, dijo, "estamos dialogando en el seno del Gobierno, Cultura, nosotros y las partes afectadas" para conseguir una solución. El ministro añadió que no quieren precipitarse "al fin de al cabo, dijo, no debe ser fácil cuando ellos no se han podido poner de acuerdo".

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, en un desayuno organizado por Europa Press, afirmó que entre los ministerios de Industria y Cultura no existe ninguna guerra, sino que es una ley de apoyo y de firmeza absoluta.

"El Ministerio de Industria tiene que atender a unos sectores y el de cultura a otros, y por lo tanto siempre necesitamos ajustes que es lo normal y lo propio en democracia y mucho más en el marco de un Consejo de Ministros", apuntó Clavo.

"Tenemos un plazo fijado hasta final del mes de marzo, que francamente no creo vayamos a cumplir porque estamos escuchando a todos los sectores e intentando "ahormar" una solución

que signifique dos cosas".

La ministra destacó que su responsabilidad era proteger los derechos de autor y la propiedad intelectual de los que crean en los nuevos formatos, "porque no es posible sostener la cultura de un país cuando los nuevos formatos y tecnologías nos obligan a estar en unos canales diferentes de los de antes, en los que detrás sigue habiendo autores que si no reciben lo que se merecen respecto a su obra, la cultura no podrá funcionar y es una ilusión imposible e indefendible quien piense que la cultura tiene que ser gratis".