Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sony estima pérdidas millonarias tras la retirada de las baterías de los portátiles de Dell

Más de cuatro millones de ordenadores tendrán que retirar las baterías de la marca japonesa por riesgo de incendio

La retirada de 4,1 millones de baterías de los ordenadores portátiles de Dell podría costarle a Sony de 10.000 a 50.000 millones de yenes, entre 66 y 337 millones de euros. El mayor fabricante de ordenadores usa en sus portátiles un tipo de baterías de iones de litio, fabricadas por Sony. Y aunque la venta de baterías supone el 3% del total de los productos electrónicos que vende la marca japonesa, la noticia no sólo va a suponer pérdidas de clientes y ganancias. También, la empresa japonesa podría tener que acarrear los costes de las baterías retiradas.

Dell tiene que retirar las baterías de los ordenadores que se vendieron entre el 1 de abril de 2004 y el 18 de julio de 2006 pues éstas tienen el riesgo de arder."Al haber sido baterías fabricadas por Sony, el posible impacto de las noticias en las ganancias de Sony es una preocupación", declaró Eiichi Katayama, analista en Nomura Securities. "Hasta que la dirección revele los detalles de la causa, el riesgo de gran impacto continúa", añadió.

La retirada llega justo cuando Sony intenta modernizar su negocio electrónico con su marca de televisiones de LCD Bravia y las cámaras digitales Cybershot, mientras encara una férrea competencia de rivales como Samsung Electronics y Sharp. La noticia de la retirada de las baterías hicieron descender en un 0,4 por ciento las acciones de Sony ese mismo día y provocaron un retroceso del 1,5% adicional el miércoles, a 5.150 yenes.

Pero mientras los analistas ofrecen un amplio rango de estimación de costes relacionados con la retirada, la mayoría destaca que el negocio de baterías de Sony es pequeño en comparación con sus operaciones generales, incluso si la empresa pierde su negocio de aprovisionamiento de baterías con Dell y otros.

El analista de Macquarie, David Gibson, estima que las operaciones con baterías de Sony suponen cerca del 3% del total de las ventas de productos electrónicos y el 6% de las ganancias operativas de la compañía. Gibson afirmó que la retirada de las baterías significaría para Sony un coste por una vez de entre 20.000 y 30.000 millones de yenes, o del 15 al 23% de los 130.000 millones de yenes de beneficios netos pronosticados para Sony en todo el año.

Un portavoz de Sony explicó que la compañía todavía está calculando el impacto financiero de la medida de Dell. Agregó que todavía no se ha decidido nada acerca de si Sony debe pagar los costes de las baterías retiradas del mercado. Según señaló, el problema de sobrecalentamiento parece ser puntual de las baterías provistas a Dell.