Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigadores alemanes señalan que los videojuegos crean adicción

El estudio se ha presentado en el V Foro Europeo de Investigadores de Neurociencia

Los videojuegos crean adicción y actúan sobre el cerebro de la misma manera que otras sustancias que crean dependencia como el cannabis o el alcohol, según un estudio de científicos alemanes presentado hoy en Viena.

"Las reacciones cerebrales de las personas que juegan con videojuegos en exceso son similares a las de los alcohólicos o los adictos al cannabis", dijo Ralf Thalemann, del Instituto de Medicina Psicológica de la Universidad Charité de Berlín.

Este estudio se presentó hoy en Viena en el V Foro Europeo de Investigadores de Neurociencia, que se celebra desde el 8 al 12 de julio y ha reunido a miles de científicos que estudian los procesos cerebrales, según un comunicado del congreso sobre ese estudio.

Si los jugadores de videojuegos someten al cerebro de forma continua a ciertos estímulos de recompensa que causan la liberación de cantidades crecientes del neurotransmisor llamado dopamina, se crea "una memoria de la adicción" que tiene efecto en la actividad cerebral.

En pruebas realizadas a más de 7.000 personas, los investigadores descubrieron que más de un 10% tenía esa "memoria de la adicción" grabada en el cerebro.

El equipo de investigadores liderado por Thalemann quiso investigar cuál era el resultado cerebral de esa "adicción" y para ello comparó las reacciones cerebrales que suscitaban imágenes de un vídeojuego en 15 jugadores "normales" con otros 15 que pasaban mucho tiempo frente a la pantalla del ordenador.

Los científicos comprobaron que los jugadores que dedicaban más horas a su afición tenían una actividad cerebral mucho más elevada que los otros ante ese estímulo, y que las imágenes de los videojuegos tenían una asociación positiva para ellos.

"Podemos decir, en definitiva, que el electroencefalograma y el modelo de electromiograma de quienes juegan en exceso a videojuegos es comparable al de los adictos al alcohol y al cannabis", afirmó Thalemann.

Ello se debe a que "el sistema de recompensas cerebrales se encuentra activado y las experiencias positivas son almacenadas en una memoria de la adicción en el cerebro", agregó.

El científico sugirió que los padres que sospechen que sus hijos son adictos a los vídeojuegos deberían buscarles otras actividades alternativas que cumpla la misma función de "elevar el amor propio" de los jóvenes.

Los investigadores también aseguran que al contrario que el alcohol o las drogas, los videojuegos no crean dependencia física, pero se debe enseñar a los menores a jugar de forma controlada.