Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de presión de EE UU pone trabas a la tecnología para móviles desarrollada por Airbus

Afirma que no está probado que el sistema evite las interferencias con las redes inalámbricas terrestres

CTIA, un grupo que defiende los intereses de la industria estadounidense de comunicaciones inalámbricas, ha solicitado a las autoridades que regulan el sector que impidan el uso del sistema ideado por Airbus para permitir el uso de teléfonos móviles en los aviones. Podría tratarse de un intento de retrasar el lanzamiento europeo hasta que la industria de EE UU tenga listo un rival, según medios británicos.

CTIA, un grupo de presión que defiende los intereses de la industria estadounidenses de las comunicaciones inalámbricas ha solicitado a las autoridades que regulan el sector que impidan el uso del sistema ideado por Airbus para permitir el uso de teléfonos móviles en los aviones. Algunos medios británicos señalan hoy que podría ser un intento de retrasar el lanzamiento europeo hasta que la industria de EE UU tenga listo un rival.

OnAir es una tecnología desarrollada por Airbus en colaboración con SITA, un consorcio en el que participan aerolíneas de todo el mundo -incluidas varias de EE UU- y que en febrero afirmaba que el desarrollo creado para el fabricante europeo de aeronaves se convertiría en un estándar para las comunicaciones por móvil de los pasajeros. Eso es lo que el grupo de presión estadounidenses estaría intentando evitar con su petición, según señala hoy la revista británica especializada en tecnología The Register.

No sería extraño que ese fuera el motivo tras la petición a la FCC -organismo regulador de las telecomunicaciones en EE UU-, pues según el director general de SITA los usuarios potenciales de estos sistemas serán 700 millones en 2009. De hecho, los responsables de OnAir llevan unos meses trabajando en su comercialización después de las pruebas realizadas a finales de 2004. Éstas, según los impulsores de la tecnología, se realizaron con éxito, pero la solicitud de CTIA arroja sobras que podrían afectar a su desarrollo futuro.

CTIA insiste en el riesgo de interferencias

La CTIA (Cellular Telecommunications and Internet Association) se presenta en su página web como la asociación internacional de la industria de las telecomunicaciones, pero en el sector se la conoce por ser un conocido grupo de presión que defiende los intereses de las compañías estadounidenses que trabajan con tecnologías inalámbricas.

Steve Largent, presidente de esta asociación ha declarado que la industria "sigue estando preocupada" por las interferencias que podría producir el uso de un repetidor de móviles desde los aviones", por lo que la CTIA ha pedido a la Comisión Federal de Telecomunicaciones de EE UU (FCC en sus siglas en inglés) que "analice este asunto en profundidad y obtenga más información sobre las soluciones técnicas a las interferencias".

Frente a los anuncios de Airbus y SITA, CTIA afirma en su petición a la FCC que "actualmente no existen soluciones que protejan a los servicios terrestres inalámbricos de las interferencias", por lo que exige a las autoridades una actuación prudente para proteger a los clientes de estas redes.