Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una deportista argentina soporta la ausencia de su hija en Atenas gracias a una 'web cam'

Estuvo a punto de abandonar los Juegos Olímpicos

La tecnología está jugando un papel hasta ahora desconocido en los deportes, pero el equipo de femenino de hockey argentino probablemente no pensó que una web cam le ayudaría a ganar. Durante el calentamiento en España previo a los Juegos Olímpicos de Atenas, la jugadora argentina Vanina Oneto estuvo a punto de abandonar la idea de ir a sus terceras Olimpiadas porque echaba mucho de menos a su bebé.

"Te lo aseguro, estuve a punto de devolver mi billete. Era demasiado tiempo alejada de mi hija", declaraba entonces Oneto, la máxima anotadora del equipo argentino que metió su tanto número 145 el viernes.

"Pero desde que llegué a Atenas he estado bien porque tengo una webcam y puedo verla cada día y ella puede verme a mí", ha añadido ahora ya desde la villa olímpica. "Le canto canciones y nanas y ella reconoce mi voz. La tecnología es estupenda", ha reconocido la jugadora, de 31 años.

Oneto ha jugado para Argentina desde 1991 y dijo que uno de sus retos más difíciles fue volver a ponerse en forma tras haber dado a luz a su hija Maia hace 11 meses.

"Estaba muy agobiada, estaba realizando dobles sesiones de entrenamiento yo sola mientras las otras chicas disfrutaban de sus vacaciones de verano. Pero todo ha valido la pena, el juego y la familia", ha concluido.