Una boda de 400 parejas, el último desafío de Ortega a la pandemia en Nicaragua

Los hijos del sandinista, Juan Carlos y Laureano Ortega Murillo, promueven festivales de concierto de rock y ópera pese a la emergencia sanitaria

Las parejas, antes de iniciar la ceremonia, este domingo 14 de febrero, en Managua (Nicaragua).
Las parejas, antes de iniciar la ceremonia, este domingo 14 de febrero, en Managua (Nicaragua).Carlos Herrera

Elvin Ñamendiz Jara se destacó con su traje de charro. Sumamente entusiasmado, tomó la mano de su novia, Zaida González Arauz, cuando empezaron a desfilar sobre la alfombra roja que los condujo a una plazoleta en la que contrajeron matrimonio este 14 de febrero, junto a 399 parejas más en Managua en un evento masivo realizado por el Gobierno de Daniel Ortega pese a la pandemia de la covid-19.

“Para mí es icónico y maravilloso casarnos aquí. Es un gran paso para formalizar nuestro amor y por eso quise lucirme con este traje”, dijo Ñamendiz Jara, mientras la novia, sonrojada, posaba para las cámaras que captaron el evento llamado “Ya Tu Boda 2021” que se realiza desde hace 18 años. La diferencia de esta nueva edición es que se celebró durante la emergencia sanitaria, contraviniendo las recomendaciones de evitar aglomeraciones.

Aunque los novios portaban mascarillas, no todos los asistentes lo hacían. Tampoco hubo distanciamiento social entre los 1.200 asistentes y lo que imperó fue la música, y las loas a la madrina de bodas de las 400 parejas que se casaron: la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Agradecemos a dios por este día muy importante para nosotros porque compartimos con el pueblo, llevándoles la emoción de poder casarse, en el que la madrina de este evento es la compañera Rosario Murillo, nuestra vicepresidenta. Este evento tiene un costo, sin embargo nuestras parejas no pagan nada”, dijo William Martínez, miembro de la Radio Ya, una emisora de corte oficial y popular.

En la ceremonia participaron ministros y funcionarios de la alcaldía municipal de Managua, así como jueces, abogados y notarios públicos que sellaron las uniones. El primer número de la boda masiva fue enviarle saludos “al compañero presidente Daniel Ortega Saavedra y a la compañera Rosario Murillo”, ya que según una de las animadoras del evento, una locutora de Radio Ya, de esa forma la Administración sandinista “reitera su compromiso de cariño, cristiano del buen Gobierno en victorias, paz y amor”.

Pese a que los contagios de coronavirus persisten en Nicaragua, el Gobierno Ortega-Murillo ha seguido realizando eventos masivos. Uno de los primeros eventos realizados en plena pandemia fue en la semana santa de 2020, luego de haberse registrado el primer caso positivo, cuando el Instituto de Turismo (Intur) convocó a más de 800 actividades, entre ellas conciertos, procesiones, maratones y otras actividades que causaron preocupación en organismos como la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Una pareja de novios sonríe tras la boda masiva, este domingo en Managua (Nicaragua).
Una pareja de novios sonríe tras la boda masiva, este domingo en Managua (Nicaragua).Carlos Herrera (EL PAÍS)

El Gobierno de Nicaragua ha hecho caso omiso a estas advertencias y ha persistido en su política de actos con aglomeraciones. El secretismo en torno a la pandemia persiste en Nicaragua y es imposible saber el efecto real del virus. A falta de información oficial, organismos internacionales toman como parámetros las estadísticas del Observatorio Ciudadano de Covid-19, un grupo conformado por médicos y expertos interdisciplinarios.

“La pandemia no ha terminado”, advierte el Observatorio que hasta el 10 de febrero reporta 12.890 casos sospechosos de Covid-19 y 2.691 muertes provocadas por el virus. Sin embargo, el Ministerio de Salud (Minsa) solo reconoce 6.347 contagios y 171 muertes.

El Gobierno de Ortega ha sido acusado de ocultar el impacto de la pandemia, no solo porque no ha realizado suficientes pruebas, sino porque ha falseado las actas de defunción de los contagiados. Así lo reveló un reportaje del medio de comunicación Divergentes. “Gracias a una triangulación de datos y recopilación de decenas de testimonios de médicos y ciudadanos”, la publicación evidenció que “las personas fallecidas por neumonías, diabetes y otras patologías según el Minsa, en realidad murieron teniendo diagnóstico positivo a coronavirus, pero la información fue omitida en las actas de defunción”. Es decir, fueron muertos que no entraron a la estadística oficial de muertes por la covid-19.

Un concierto de rock del hijo del presidente

La boda masiva de Radio Ya no fue el único evento masivo realizado este fin de semana en Managua. La noche del 13 de febrero se realizó un nutrido concierto de rock encabezado por Ciclo, la banda del hijo de la pareja presidencial, Juan Carlos Ortega Murillo. Centenares de jóvenes se reunieron en un circuito cerrado y bailaron hasta el amanecer sin mascarilla o algún tipo de prevención. La presentación de Ciclo no fue cancelada ni siquiera porque dos bares ubicados en el circuito se incendiaron horas antes.

El concierto en realidad fue parte de un festival de rock que organiza Canal 8, el canal dirigido por Juan Carlos Ortega-Murillo, televisora que fue adquirida de manera irregular con fondos de la cooperación venezolana. “Nos vemos en marzo con TN8 Musical en Rock City León”, invitó Ortega Murillo en su cuenta de Twitter, ya que planea realizar una serie de conciertos en diferentes ciudades de Nicaragua en las próximas semanas.

Laureno Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial, tenor y sancionado por Estados Unidos al igual que su hermano Juan Carlos, informó que también desarrollará una serie de conciertos de ópera por “el mes del amor y la amistad”.

“Es lo mismo de siempre: un Gobierno que hace caso omiso cuando el mundo sigue en vilo por el virus, nacen nuevas cepas y variantes que tienen más transmisibilidad. En los países en que la epidemia está fuera de control, puede resultar mayor cantidad de hospitalizaciones”, advirtió a EL PAÍS el infectólogo Carlos Quant, quien fue despedido del sistema de salud público por criticar la negligencia oficial.

“Aquí en Nicaragua es como que nada pasa. No es remoto que estas nuevas cepas entren al país. No sabemos si esto puede tener impacto en reinfecciones importantes, como sucedió en Brasil, en Manaos. Es irresponsable de parte del Gobierno que siga promoviendo aglomeraciones masivas cuando la epidemia no ha desaparecido, no hemos alcanzado la inmunidad de rebaño y estamos lejos de tener vacunas para toda la población. Mientras no haya vacunación, distanciamiento físico. Esa es la clave para que no haya más hospitalizaciones y muertes”, sostuvo el especialista.

Nicaragua ha sido beneficiada con el mecanismo de vacunación COVAX que proporcionará dosis para un 20% de la población. La vicepresidenta Murillo anunció que la Administración Ortega compró por su cuenta 7,4 millones de vacunas, aunque no se ha anunciado cuándo iniciará la jornada de aplicación.

Mientras que en la boda masiva realizada en el Paseo Xolotlán los besos y abrazos abundaron entre los recién casados. “Le damos primeramente gracias a dios, al Gobierno y ustedes [Radio Ya] por darnos esta boda gratuita”, agradeció Mauricio Zamora, quien tras 15 años de mantener una relación nunca pudo pagar por su cuenta una boda como esta: en alfombra roja, con guardia de honor policial y un gran cumbión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS