La Fiscalía investiga el trato a enfermos de la antigua Fe a petición del Defensor del Paciente

Ana M. M., ingresada en el centro hospitalario de Campanar con covid, asegura que su experiencia con el personal y las instalaciones es buena

Hospital de la antigua Fe habilitado para pacientes covid.
Hospital de la antigua Fe habilitado para pacientes covid.Mònica Torres

La Fiscalia Provincial de Valencia ha abierto diligencias a petición de la asociación de Defensa del Paciente, que ha registrado un escrito este martes donde pide una investigación de oficio sobre el trato de los pacientes ingresados en la escuela de enfermería de la antigua Fe de València. El ministerio público ha remitido la solicitud al juzgado de Instrucción número 21 de València, que ya investiga el caso después que el PP aportase el pasado fin de semana una carta anónima que describe una situación descarnada en el citado hospital. La familia de uno de los enfermos ingresados allí manifestaron a este diario las condiciones de precariedad que su padre, fallecido con covid, vivió en este recinto habilitado por la Generalitat para albergar en principio a positivos del virus leves.

Para Ana M. M., auxiliar de enfermería en un hospital privado valenciano y ahora infectada de covid, su estancia en el recinto es positivo. “Teníamos que haber venido aquí directamente. Mi experiencia es buena aquí”, cuenta por teléfono desde el interior la antigua Fe, donde está ingresada. Sobre todo después de pasar varios días encamada en el hospital de campaña anexo a La Fe nueva cuando el temporal Filomena levantaba las lonas. Con 44 años se contagió por un brote en el colegio de uno de sus hijos e ingresó en el Hospital La Fe de València, donde la estabilizaron y dejaron en observación. No había habitación disponible en ese momento y aceptó que la trasladaran a las carpas, que se abrieron en enero para alojar a los enfermos leves en plena tercera ola de la pandemia.

“Se dio la impresión de que allí iban solo casos leves pero allí fuimos a parar gente conectada a un gotero y al oxígeno. Hay un tubo [en la carpa] que distribuye el aire caliente a lo largo del pasillo pero está en alto y los motores hacen bastante ruido y el aire caía sobre los cabezales y molestaban”, explica. Los enfermos se quejaron de que no funcionaba adecuadamente y vinieron los técnicos a revisarlos pero entonces llegó el temporal. “No era lo que tocaba para pacientes enfermos. No se puede pasar frío en un sitio donde las personas tienen neumonía. Quizás para realizar PCR, hacer el cribado de urgencias, vacunar o para positivos que todavía no podían volver a casa…”, explica. Así que se quejaron a Sanidad y los trasladaron a la escuela de enfermería de la antigua Fe, en Campanar.

Su experiencia en la antigua Fe es “maravillosa”, asegura la auxiliar. Ana M. M. cuenta que las habitaciones son para 10 personas pero están seis, tienen ventanas y ventilación. El baño es común y aunque las instalaciones son antiguas son amplias y están limpias; además hay agua caliente, asegura. “Sé que en las plantas de arriba hay gente más mayor, con otro tipo de problemas, y exactamente no sé lo que hay; por lo que nos dicen las compañeras, pero sí puede haber algún crónico o mayores con Alzhéimer”. [Las habitaciones son ahí más reducidas, de dos camas]. Son positivos que llegan de otros hospitales saturados de la capital.

Ana M. M., enferma de covid ingresada en la antigua Fe, ve desde la ventana a su marido e hijos, que la saludan desde la calle.
Ana M. M., enferma de covid ingresada en la antigua Fe, ve desde la ventana a su marido e hijos, que la saludan desde la calle.Mònica Torres

La auxiliar de enfermería no está de acuerdo con el contenido de una carta anónima, que firmaba “una enfermera con corazón”, donde se describía una situación descarnada en la antigua Fe, sobre todo, en la atención a los pacientes mayores por lo falta de atención, y que corrió como la pólvora el fin de semana por redes sociales y foros de sanitarios. A ella, que es auxiliar de enfermería, le indigna. “En un momento de saturación absoluta puedes irte a tu casa llorando, con mucha pena, porque ves que la gente está sola y en cuestión de minutos se puede poner fatal; yo lo he vivido: estaba con una gripe, mala, con un poco de dolor de oídos, y a las cuatro de la madrugada, tuvimos que llamar al 112 porque me ahogaba. Yo, que no sé lo que es tomarme un paracetamol”, añade.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ana M. M. asegura que hay médicos de guardia y el bloque de Urgencias está al lado y cuando tienen que hacerse pruebas los trasladan en unidades medicalizadas hasta el hospital concreto. “Aquí el servicio está al completo, con sus tres turnos”, concluye.

La Consejería de Sanidad manifestó ayer lunes a este diario que no le constaban quejas ni denuncias de ningún paciente o familiar sobre el trato recibido en la antigua Fe, y se puso a disposición de los familiares que denunciaron las condiciones precarias del centro para conocer de primera mano los hechos y facilitarles toda la información.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS