La crisis del coronavirus

El exceso de muertes desde julio supera los 23.000 fallecidos

Según la estadística quincenal del INE, durante la segunda ola del coronavirus los registros civiles han reportado una diferencia de 10.000 fallecimientos inesperados con la estadística oficial de Sanidad

Durante la segunda ola de coronavirus en España se han observado 23.144 muertes más que el año anterior. En el último mes el exceso es de más de 8.500 fallecidos. Son datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de la información que recogen los registros civiles.

El gráfico muestra la diferencia entre las cifras de muertes oficiales por coronavirus, según el Ministerio de Sanidad, y el exceso que se observa en los registros civiles. Desde julio el exceso ha aumentado en 23.000 fallecidos, mientras que los fallecimientos oficiales lo han hecho en 13.000. Son 10.000 muertes más que las que el ministerio atribuye al coronavirus.

Diferentes factores pueden explicar esa discrepancia. Por un lado, el protocolo del ministerio solo considera las muertes confirmadas con una prueba diagnóstica, pero las personas que mueren sin testar, al contrario de lo que pasaba en marzo, deberían ser muy pocas.

Otra posibilidad es que la información que publica el ministerio esté retrasada o sea incompleta. Los datos del exceso de fallecimientos que recoge el INE obligan a mirar las cifras oficiales con inquietud: ¿siguen teniendo problemas? Sabemos que el sistema SiViES, a través del que las comunidades autónomas comunican los datos que publica Sanidad, contabiliza la mitad de ingresos por covid de los que cuentan los propios hospitales. Un problema similar podría explicar parte de la diferencia entre las muertes del ministerio en SiViES y las del exceso del INE.

Una tercera opción es que el exceso incluya muertes por otras patologías. Enfermos que no se han diagnosticado en estos meses de crisis o que han recibido un peor tratamiento. Esos fallecimientos se verían como exceso, pero no en la estadística oficial de muertes por coronavirus, como es lógico. Serían igualmente muertes anómalas, que no cabe atribuir a la enfermedad covid-19, pero sí a la crisis sanitaria que ha provocado el virus.

Además, sabemos que las muertes crecen año a año alrededor del 0,8%. Esto explicaría una parte del exceso que se observa en los datos del INE: desde julio unas 800 muertes y para todo el año alrededor de 3.000.

La evolución desde marzo

El gráfico muestra la evolución diaria de las muertes oficiales por coronavirus (ministerio) y el exceso que se observa en los registros civiles respecto del año anterior (INE):

Lo más destacado del gráfico es la primera ola: un exceso de 47.000 muertes que se registró en primavera. Ahí también puede verse que las cifras oficiales llegaron con retraso. Los registros civiles contaban miles de muertes en marzo que solo se sumaron después. La estadística del INE, que se publica quincenalmente desde junio, muestra cómo el Ministerio de Sanidad siguió contando muertes en mayo y junio que según los registros se habían producido antes.

También se observa un pico a principios de agosto. Entonces seguramente coincidió un volumen indeterminado de muertes por coronavirus con los efectos de una ola de calor, que es una fuente habitual de picos de mortalidad. El Instituto de Salud Carlos III atribuye 1.950 muertes este año a las altas temperaturas, que son las mismas que le atribuyó el año pasado.

La normalidad no ha vuelto desde ese exceso de principios agosto. Se han ido registrando más muertes que los años anteriores hasta sumar 23.000 más que el año pasado. Esa cifra eleva el exceso observado desde marzo hasta casi 71.000 muertes. Según las cifras del INE, esa sería la factura de esta crisis, aunque la cifra oficial de muertes por covid solo contabiliza 41.700.

Las muertes por comunidades

El impacto de la segunda ola se ve también por autonomías: la mayoría de comunidades autónomas tiene excesos superiores al 10%. La tabla muestra el exceso observado en sus registros civiles con respecto al año anterior (en absoluto, porcentaje y por 100.000 habitantes). También se incluyen las muertes oficiales según Sanidad.

Todas estas cifras son aún peores si nos remontamos a marzo. Por cada tres madrileños que debían fallecer en condiciones normales, este año han muerto cinco. Esta proporción ha sido de tres por cada dos castellanomanchegos o siete por cada cinco catalanes.

Estos datos confirman que el exceso de muertes registrado durante la actual crisis no tiene comparación con nada ocurrido en los últimos años. En 2019 se atribuyó a los picos de calor unas 2.000 muertes y el anterior unas 800. En enero de 2019 también hubo un brote de gripe, que supuso quizás un exceso de 3.000 fallecidos. Pero ninguna de esas cifras es comparable a la de 71.000 muertes de exceso que se registra desde marzo.

El exceso de mortalidad en otros países actualizado cada dos semanas

Según los datos que recoge la web especializada Our World In Data, de la Universidad de Oxford, España tendría este año uno de los peores excesos de muertes entre una treintena de países, junto a otros como Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Bélgica o Países Bajos.