Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Radiografía del descalabro de Madrid en PISA

Mientras el Gobierno regional culpa a la OCDE, el sector se plantea el efecto del bilingüismo, la Lomce o los recortes

informe pisa 2019
El consejero Enrique Ossorio en un programa de inmersión lingüística.

Madrid ha triplicado la caída española de las pruebas PISA y el revés deja a su Gobierno autonómico desnudo. Con el PIB per cápita más alto de España (34.916 euros), esta región con 1,2 millones de alumnos —la última en inversión y la primera en segregación escolar— hasta el pasado martes fiaba su crédito a PISA. Había motivos de orgullo, en 2015 fueron segundos de España en ciencias y cuartos en matemáticas, un asidero al que el PP se agarraba cuando se le reprochaba ser la más rácana con sus escolares (3.945 euros por estudiante, la media española es de 4.879). Pero esta evaluación ahora les pinta como mediocres, novenos, y su Gobierno está en armas contra la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Se acabó el idilio con Andreas Schleicher, jefe de PISA, quien hace tres años presentó los resultados de Madrid en su sede. PISA era entonces el santo grial, ahora su consejero Enrique Ossorio habla de una “misteriosa caja negra”.

Radiografía del descalabro de Madrid en PISA

En septiembre, la Consejería de Educación conoció sus notas en PISA y tardará en sobreponerse. Los resultados en matemáticas (503) no han sido buenos —han bajado 17 puntos—, en ciencias (487) dramáticos —29 puntos menos, el equivalente a retrasarse un curso—. La OCDE ha suspendido la publicación de la prueba de lectura en toda España por un “comportamiento inverosímil en las respuestas” en uno de los ejercicios, pero niega que este haya contaminado los resultados de matemáticas o ciencias. A una parte de los alumnos se les estimó la nota sin responder al examen, en función de una estimación en la que una de las variables era la prueba de lectura y por ese motivo la Comunidad exigió sin éxito que no se publicasen.

¿Cómo se explica el descalabro? Es pronto pero sobre la mesa se plantean varios factores. El consejero Ossorio, más allá de la “contaminación” de los ejercicios, subraya que “la nueva prueba PISA ha perjudicado a los países y regiones con buenos resultados —Finlandia, Alemania, Reino Unido o Madrid— y ha beneficiado a los que los tenían malos”, porque ya no hay un test especial para los países en vías de desarrollo.

“Que la asignatura de ciencias se imparta en más del 40% de los institutos de Madrid en inglés puede estar detrás de esta fuerte bajada de 29 puntos”, estima Isabel Galvín, secretaria de Enseñanza de CC OO en Madrid. Matemáticas, que ha descendido menos en la evaluación, se enseña en castellano. “Hay niños que no pueden estudiar ciencias naturales y sociales solo en inglés porque no son capaces de asimilarlas en su lengua”, escribe en un blog educativo Carmen Marcos Salazar, profesora de un colegio público bilingüe. “En vez de ayudarles, les ponemos un escollo más en su formación. Este se podía salvar añadiendo profesores de compensatoria y pedagogía terapéutica con conocimientos de inglés y con un cambio en la metodología que permitiera trabajar de forma visual y práctica con grupos muy pequeños”, prosigue.

Esperanza Aguirre fulminó el departamento de Estadística de la consejería y muchos denuncian que es imposible acceder a cualquier información. La OCDE se sorprendió por la tardanza de Madrid en detectar las anomalías y la consejería le reconoció que son pocos. De haber sido buenos los datos, de hecho, confiesan que ni los hubiesen ojeado. La Comunidad pagó 220.000 euros a la OCDE por la ampliación de la muestra. “Lo que no puede ser es que antes sacasen pecho y ahora no crean los datos”, opina José Antonio Martínez, expresidente de la federación que agrupa a los directores de los centros públicos (FEDADi).

Madrid dice que se ha alcanzado el récord histórico de profesores, al acercarse a los 53.000, mientras Comisiones asegura que son 3.000 menos. Ossorio niega que el tijeretazo haya pasado factura en PISA: “¿Recortes? ¿Qué recortes? Si el presupuesto de 2015 en educación tiene 600 millones menos que el de 2018”. El sindicato, por su parte, asegura que aún se gastan 1.000 millones menos que antes de crisis (2009).

“En Madrid muchas familias con recursos llegan a donde no llega el Estado, en extraescolares, clases particulares... pero eso deja detrás a los necesitados”, se queja Juan José Moreno, portavoz socialista de Educación en la Asamblea. Las familias gastan un 57% más de la media en la formación y esto agranda la brecha con el 16,1% de la población que está en riesgo de caer en la pobreza, según el INE.

Andrés Cebrián, del sindicato ANPE, no descarta el efecto económico aunque lamenta la politización. “No ayuda que subiesen las ratios de alumnos o que haya menos profesores, lo que impide los desdobles o que impartamos dos horas más de clase a la semana. No queda tiempo para preparar, atender a los que lo necesitan...”. Para Emilio Díaz, responsable de comunicación en Escuelas Católicas Madrid, los recortes no han sido determinantes pero recuerda que “la concertada perdió muchos profesores y medios con la crisis —algo que muchos ignoran— y no se han recuperado todos”. Díaz confía en que la debacle “sirva para hablar de educación con mayúsculas, sobre contenidos y metodologías, dejando el debate de concertada-pública…”.

“Lo vemos cada día. Faltan profesores de apoyo, de Audición y Lenguaje, de Pedagogía Terapeútica… Hay institutos con un orientador para 1.000 alumnos cuando la Unesco recomienda uno para cada 250”, se lamenta Camilo Jené, presidente de la federación de padres de la pública Giner de los Ríos. Jené afirma que los directores están pidiendo a las ampas que contraten personal de atención a la diversidad. “Entre todos vamos a concertar los centros públicos”.

Y el último factor es la ley educativa en vigor, la Lomce, que pretendió imponer unas evaluaciones externas a los alumnos, bendecidas por PISA, y que naufragaron por las protestas del sector. Salvo en Madrid que somete a sus niños tres veces a un test. La primera, a los ocho años.

La autonomía que más segrega a sus alumnos desfavorecidos

Los datos de PISA 2018 ponen de manifiesto una vez más que la Comunidad de Madrid segrega a su alumnado con idénticas cifras que Rumanía o Estados Unidos. Solo Melilla discrimina más en España. La OCDE aplica un índice de aislamiento que relaciona la probabilidad de que los estudiantes de unas determinadas características se matriculen en un centro en el que van otros distintos. Madrid segrega a los desaventajados en un 0,16 (el máximo es 1), en el promedio de la OCDE (0,17). La región que menos excluye, en el extremo contrario, es Cantabria (0,08) que se condea con Noruega o Canadá.

PISA considera que un sistema educativo es justo y equitativo cuando consigue que el rendimiento de sus escolares no dependa de su contexto sociocultural.

Madrid distancia aún más a los más aventajados. En ese caso marca en el índice un 0,28, frente al 0,19 de la OCDE. Quien menos separa en España es Baleares (0,11).

Puede seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter Facebook

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información