Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emprendedores que contribuyen a un mayor progreso social

La fundación Ashoka celebra el European Changemaker Summit en Barcelona para impulsar proyectos

Acto de inauguración del European Changemaker Summit.
Acto de inauguración del European Changemaker Summit.

Ahí donde los cambios y los avances sociales parecen un objetivo inalcanzable, y donde la administración no llega o tarda en ponerse en marcha, muchas veces son las iniciativas privadas las que empiezan a abrir camino. Como por ejemplo el de habilitar una puerta de entrada de las personas transexuales al sistema sanitario sin que para ello se tenga que hacer un examen psiquiátrico del paciente. O formar alianzas y cooperativas que Internet llegue a zonas rurales y poco desarrolladas. Iniciativas como estas son las que centrarán los debates del European Changemaker Summit, que la fundación Ashoka celebra en Barcelona hasta el miércoles con el objetivo de fomentar la emprendeduría social y con el que colabora EL PAÍS.

La fundación Ashoka se creó en Estados Unidos hace 40 años y está extendida por todo el mundo. Tiene como objetivo identificar a personas que han emprendido iniciativas en el ámbito social, conectarlas en una red de emprendedores y apoyarlas con formación y financiación. La comunidad ya engloba a 3.600 emprendedores y tiene 350 escuelas en casi 100 países. En el marco de la inauguración del congreso European Changemaker Summit, la fundación ha dado a conocer este lunes a 16 nuevos emprendedores, y entre ellos están los cuatro que ha seleccionado la delegación de Ashoka en España.

"Necesitamos nuevos referentes cotidianos que se lancen a solucionar problemas", ha dicho Alexandra Mitjans, presidenta de Ashoka España. En su presentación en rueda de prensa, los cuatro seleccionados han explicado cómo, siendo profesionales en su ámbito, se dieron cuenta de que existía un vacío, una necesidad social, que las administraciones no cubrían y que ellos podían ayudar a encontrar una solución. 

Este fue el caso de Rosa Almirall, doctora en ginecología que se acercó a la comunidad trans para conocer sus dificultades para acceder al sistema sanitario. "En aquel momento a las personas trans se las trataba dentro de una unidad de psiquiatría. Decidí que no quería seguir estos protocolos médicos", ha explicado Almirall en la presentación. En 2012 creó Trànsit, una plataforma dentro del Instituto Catalán de la Salud (ICS) para dar una atención sanitaria a las personas trans "que no fuese vejatoria ni discriminante". El proyecto fue creciendo y ha atendido desde entonces a casi 2.000 personas. "Empezó como voluntariado, y llegó un momento que no daba abasto, así que nos organizamos con otros profesionales para continuar", explica la facultativa.

El éxito del proyecto llegó a influir en las decisiones de la administración. En 2017, el Parlamento de Cataluña, a petición de la Consejería de Sanidad, aprobó modificar el protocolo de atención a las personas trans para eliminar el diagnóstico psiquiátrico que necesitaban para acceder a tratamientos hormonales u operaciones quirúrgicas, una de las grandes reivindicaciones del colectivo. También situó a Trànsit como la plataforma de referencia para acceder a la atención sanitaria. "En Cataluña tenemos una especie de paraíso con este sistema, ahora la idea es hacer formaciones y ampliar esta visión a otras comunidades", explica Almirall sobre el uso que dará a ser parte de la red de emprendedores de Ashoka.

El de Trànsit es uno de los ejemplos, según Ashoka, de que las iniciativas sociales tienen un impacto en la legislación o el gobierno. Entre las que forman parte de la comunidad de emprendedores, el 93% ha conseguido influir en las decisiones de la administración. Los otros tres emprendedores españoles seleccionados también han vivido la experiencia de intentar llegar ahí donde hay necesidades que no están cubiertas. Es el caso de Ricardo Martino, de la fundación Porque Viven, un sistema de salud de cuidados paliativos pediátricos. "La muerte de los niños es el gran tabú, pero eso no significa que no se le deba prestar la atención necesaria", afirma Martino. El doctor explica que existe una iniciativa legal que regula los cuidados paliativos pediátricos, pero que el sistema descentralizado en la sanidad pública hace que el proyecto se retrase. 

"La administración va más lenta que nada", coincide Clara Jiménez, cofundadora del medio de comunicación digital Maldita.es, especializado en la verificación de noticias. Jiménez es otra de las emprendedoras seleccionadas por Ashoka. "Hemos cambiado un poco el paradigma del fact-cheking, no decidimos nosotros lo que hay que verificar, sino que nos basamos en lo que nos preguntan los lectores", explica.

El último de los españoles seleccionados es Ramon Roca, fundador de Güifinet, una iniciativa que quiere llevar la conexión a Internet a comunidades que viven en zonas despobladas o menos desarrolladas. "Las telecomunicaciones antes eran un monopolio, y ahora un oligopolio. Nuestro reto es que se reconozcan iniciativas como la nuestra, que fomentan cooperativas para llevar la conexión a todos los lugares", explica Roca. La iniciativa ya ha creado 35 cooperativas que suman 200 empleados.

Premio a las empresas que refuerzan el vínculo con las mascotas

En el marco del congreso también se abrió la segunda edición del premio Purina BetterwithPets, el certamen organizado por la división de Nestlé que se dedica a la alimentación de mascotas. El premio, de hasta 110.000 euros, está destinado a los innovadores sociales que impulsan el vínculo entre humanos y mascotas. "El vínculo con las mascotas combate la soledad, la ansiedad, y los emprendedores sociales son los primeros que entienden que tienen que hacer una acción en esto", señala Kerstin Schmeiduch, directora de comunicación de Purina. La portavoz destaca que con este premio, de 91.000 euros para proyectos en fase de implementación, y de 18.000 euros para proyectos en fase de concepto, busca atraer emprendedores sociales para reforzar el sector de las soluciones con mascotas. En la pasada edición, una de las startup que ganó fue una empresa que conecta a ancianos con familias de su comunidad que necesitan que alguien les cuide la mascota. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >