Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 37 años un joven que abusó de 12 menores en Sevilla

El tribunal considera probado que el hombre ofreció a las víctimas dinero y regalos a cambio de favores sexuales y fotografías íntimas

Juzgados de Sevilla.
Juzgados de Sevilla.

Rubén B. B., de 25 años, ha sido condenado a 37 años y medio de cárcel por delitos de abuso sexual y corrupción de menores cometidos sobre una docena de chavales, algunos de menos de 16 años, entre 2016 y 2017 en un municipio del Aljarafe, a las afueras de Sevilla. Los magistrados consideran probado que el joven les ofrecía dinero y regalos para que llevaran a cabo actos de contenido sexual.

Además de establecer la condena a prisión por 12 delitos de corrupción de menores y cuatro de abuso sexual —tres de ellos continuados—, la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, fechada el 22 de octubre y notificada este miércoles a las partes, prohíbe al acusado comunicarse o aproximarse a sus víctimas a menos de 300 metros durante cinco años, y le impone la medida de 10 años de libertad vigilada, una vez cumpla la pena privativa de libertad. Tampoco podrá volver a trabajar en oficios que impliquen contacto directo con menores.

Los magistrados consideran que el hecho de que el condenado trabajara en un bar de la localidad le permitió “contactar y conocer a jóvenes, varios de ellos menores de edad”. A través de ese trato les pedía “entre otras cosas y a cambio de dinero y regalos, que le mandasen fotos de sus genitales, que se masturbaran en su presencia o se dejasen masturbar por él, o que les dejara hacerles una felación”, todo para “satisfacer sus deseos sexuales”. Para lograrlo, establece la sentencia, “les invitaba en el bar, les hacía regalos, les invitaba a casa a jugar a la Play o a fumar cachimba”.

Durante el juicio, que se celebró a mediados del pasado mes de septiembre, el acusado alegó que las relaciones fueron consentidas, una circunstancia que rechaza el tribunal. “Sus posiciones en las relaciones mantenidas no eran de igualdad o semejanza, sino que el desarrollo y madurez del acusado era superior al de los menores", establece el fallo. Los jueces sí han apreciado la atenuante de reparación del daño al estimar que el exmonitor ha entregado 6.000 euros a sus víctimas, “un esfuerzo notable”, a juicio de los magistrados, ya que “por su edad y ausencia de bienes ha consignado todos sus ahorros”.

El caso siempre se conoció como el del monitor deportivo que había abusado de 12 menores. Durante el juicio una de las víctimas aseguró que lo conocía porque era entrenador de fútbol de las categorías inferiores del equipo municipal. Un policía nacional también testificó que había sido monitor de fútbol. Sin embargo el acusado negó en todo momento que fuera entrenador o tuviera licencia federativa. En la sentencia no se alude en ningún momento a que Rubén B. B. desarrollara esa actividad deportiva y siempre se lo circunscribe en su calidad de empleado en un bar del pueblo.

La Fiscalía había pedido 90 años de cárcel y la defensa la libre absolución. Contra la sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >