Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ópera Met de Nueva York y su exdirector pactan tras su despido por casos de abusos sexuales

James Levine, de 76 años, fue apartado después de que se supiera que había besado sin consentimiento a cantantes, forzado a músicos a mantener relaciones sexuales y haberse insinuado a otros artistas

Imagen de archivo de James Levine.
Imagen de archivo de James Levine. AP

La Metropolitan Opera de Nueva York y su antiguo director musical emérito, James Levine, han llegado a un acuerdo judicial para no seguir adelante con las demandas cruzadas que se habían interpuesto el músico y la institución en torno a su despido por mala conducta sexual el año pasado.

Levine, de 76 años, fue despedido después de que una pesquisa de la ópera hallara "pruebas creíbles" de abusos a lo largo de su carrera, decisión por la cual el afamado director se querelló e inició un proceso que ahora termina con un acuerdo entre ambas partes, cuyos términos se desconocen, según The New York Times. El director condujo la Met Opera durante cuatro décadas y continuó vinculado a la institución hasta 2017, cuando fue, en primer término, suspendido y más adelante despedido de su cargo como responsable emérito.

Ambas partes declinaron comentar cuáles han sido los términos del acuerdo ni si ha habido una contraprestación económica, según el rotativo. Este pacto llega antes de que se supieran más detalles de las alegaciones por mala conducta sexual contra Levine, uno de los más respetados directores de orquesta de Estados Unidos.

Levine demandó a la Ópera Met por ruptura de contrato y difamación, y le exigió un pago de 5,8 millones de dólares (5,2 millones de euros), ya que su contrato a diez años firmado en 2016 contemplaba un salario de 400.000 dólares anuales (357.000 euros), con un bonus de 27.000 dólares (24.000 euros) por actuación. La Ópera Met respondió a su vez con otra denuncia en la que exigía la misma cantidad y alegaba abusos y acoso sexual a sus trabajadores de durante décadas, rompiendo con sus obligaciones y dañando a la institución.

La investigación de la ópera, de tres meses de duración, se inició a la luz de un informe policial en el que un hombre declaraba haber sido víctima de abusos por parte de Levine cuando era un joven de 15 años y el director tenía 41. El hombre, no identificado, acudió en octubre de 2016 a la policía de Lake Forest (Illinois) y detalló que los abusos de Levine empezaron en 1985, cuando lo llevó a casa en coche y empezó a cogerle la mano "de una forma increíblemente sensual". La supuesta víctima indicó que los abusos, entre los que tuvo que observar al director masturbarse o fue tocado de manera sexual por él, duraron hasta 1993 y dijo que el hombre le dio 50.000 dólares (45.000 euros) en efectivo a lo largo de ese tiempo.

En la propia investigación de la ópera -en la que se contó con 70 testimonios- se detallan algunos episodios que confirmarían estos abusos, como besar sin consentimiento a cantantes, forzar a mantener relaciones sexuales a músicos o hacer insinuaciones a otros artistas. Si bien la juez del caso rechazó las alegaciones de difamación, las de ruptura contractual seguían adelante, ya que el texto firmado por Levine no contemplaba una "cláusula moral" que le obligara a ciertos estándares de comportamiento.

De haber procedido a un juicio, esto habría resultado perjudicial para ambas partes: no solo porque se airearían alegaciones de abusos por parte de Levine, sino porque la Ópera Met -que maneja un presupuesto anual de 300 millones de dólares (267 millones de euros)- se enfrentaría a un escándalo reputacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información