Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Universidad Carlos III de Madrid: “Una formación que me hará mejor profesional”

Cada año, 2.000 nuevos estudiantes eligen la Universidad Carlos III de Madrid para cursar alguno de sus 77 másteres y 51 programas propios. Pero su oferta académica va más allá, con 45 programas de grado y 11 dobles grados (el 70% de estas titulaciones se puede cursar solo en inglés) y 19 programas de doctorado. Desde que nació hace 30 años, esta institución universitaria se ha convertido en una referencia académica e investigadora en el panorama universitario español y europeo.

En el último curso, un total de 700 alumnos en másteres universitarios (el 42%, latinoamericanos) procedían de fuera de España. La cifra ha crecido en los últimos cursos, y este aumento está muy vinculado a la mayor oferta de másteres de especialización, en el ámbito jurídico y en ingenierías. Los estudiantes llegan a la Universidad Carlos III de Madrid atraídos por la calidad de los programas y del profesorado, el reconocimiento internacional de la institución y la posibilidad de completar prácticas en empresas y organizaciones, en el caso de los másteres de especialización profesional.

Es lo que le ha ocurrido al chileno Nicolás Alberto Flores, ingeniero y MBA que en la actualidad estudia el Máster en Energías Renovables en Sistemas Eléctricos. Nicolás, que tiene 36 años, tuvo claro desde el principio que este programa se adecuaba perfectamente a sus necesidades. Nicolás llegó a Madrid en septiembre de 2018 y su objetivo ahora es volver a insertarse en el mercado laboral energético. Está convencido de que esta experiencia académica le ayudará a conseguirlo. "Los estudios han sido exigentes, tal y como esperaba. Han exigido motivación, horas de estudios y falta de sueño, planificación y metodología. Pese a todo, ha sido una grata experiencia docente que sé que me hará un mejor profesional", explica.

Nicolás destaca el nivel técnico de las clases. Ha adquirido conocimientos específicos de software, mercados, finanzas, información eléctrica técnica, profunda y detallada; proyectos y contratos… "todos muy necesarios para poder desenvolverse en la industria de la energía", y siente que en el último año ha recibido un "valor agregado", que es lo que le animó a dejar su país y atravesar el Atlántico para estudiar. "Me sorprendió lo bien establecido que está el máster con personas de la industria energética tanto a nivel español como europeo. Todo el sector lo conoce y lo valoran de forma muy positiva en términos de resultados. Eso te genera confianza en que estudias en una buena universidad", afirma.

Pese a que Chile está a miles de kilómetros, este estudiante reconoce que no ha sido complicado generar lazos de amistad o de relación laboral. "Quizás es una fortuna venir de un país el cual está bien posicionado en todos los términos. Esto logra estrechar barreras sociales y culturales", admite. Y prosigue: "Además, tanto con los catedráticos como con los profesores que vienen de la industria, mi país sirve muchas veces como ejemplo y eso me ha permitido generar contexto".

También aterrizó en España en septiembre del año pasado Betsabé Zúñiga, con un objetivo: completar el Máster en Finanzas en la Universidad Carlos III de Madrid. Esta joven ecuatoriana de 30 años buscaba una experiencia internacional con gente de diferentes culturas. Ahora quiere realizar las prácticas en Madrid y su intención es desarrollar su carrera profesional en Europa, aprovechando esta puerta que se le abre al mundo tras cursar este máster impartido íntegramente en inglés. En clase, Betsabé ha coincidido con seis compañeros latinoamericanos procedentes de Argentina, Venezuela, Uruguay y otra compatriota suya. Pero también ha hecho amigos de Suiza, Marruecos, Portugal, Canadá… "Buscaba ese intercambio cultural, de experiencias y costumbres diferentes. Es algo que me ha aportado mucho", cuenta.

A la joven le ha sorprendido para bien el interés constante de la universidad por innovar en clase, por ir más allá, por buscar nuevos temas. "Se ha preocupado mucho por ofrecernos cursos y una formación continua que es muy útil", señala. También le ha enriquecido la variedad del claustro, con docentes de perfil más académico con otros que atesoran mayor experiencia profesional en el sector. "Es estupendo que haya dos profesores por cada materia, eso te abre mucho los conocimientos. Es un plus preparar al estudiante para las cosas que van a venir. Eso te hace pensar qué puedes hacer, cómo actuar, por dónde puede venir tu futuro", concluye.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información