Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el país europeo con más infecciones bacterianas en los centros sociosanitarios

Tres estudios de la UE alertan sobre la necesidad de acelerar las políticas de control deluso de antibióticos

España es el país europeo con más infecciones bacterianas en los centros sociosanitarios
REUTERS

España ocupa posiciones de cabeza en Europa en varios de los indicadores clave que miden el uso inadecuado de los antibióticos y el impacto de las infecciones entre la población. Es el país donde más residentes en centros sociosanitarios contrae una bacteria. Después de Chipre, es el segundo estado con mayor consumo de antibióticos. Y sus profesionales sanitarios son de los que más tienden a usar estos fármacos en sus presentaciones de amplio espectro (útiles contra varios grupos de bacterias), cuando lo recomendado es afinar todo lo posible en los tratamientos.

Estos son algunos de los datos incluidos en tres estudios presentados ayer en Bruselas por el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) con motivo del Día para el Uso Prudente de los Antibióticos. La jornada llega en un momento clave para las autoridades europeas, que consideran que ha llegado la hora de situar las resistencias a los antimicrobianos (AMR, en sus siglas en ingles) en los primeros puestos de la agenda.

"Crece el número de europeos que enferma y muere por unas infecciones que en parte son evitables", alertó el comisario europeo de Salud, el lituano Vytenis Andriukaitis. "No podemos retrasarnos más. Es necesario que todos los que tienen un papel en el tratamiento y la prevención de estas infecciones redoblen los esfuerzos", dijo en un mensaje dirigido también a los gobiernos.

La publicación de estas investigaciones (que incluyen una treintena de países de la UE y otros vecinos como Serbia y Noruega) llega solo 10 días después de que el ECDC divulgara otro trabajo que estima en 33.000 las muertes anuales causadas en el continente por las bacterias multirresistentes. Todos los estudios revelan grandes diferencias entre estados, lo que ilustra la necesidad de "aunar esfuerzos ante un problema global que requiere soluciones coordinadas a todos los niveles", según Francesca Colombo, jefa del área de Salud de la OCDC.

España es el país europeo con más infecciones bacterianas en los centros sociosanitarios

Uno de los estudios ponen el foco en el uso de los antibióticos en los hospitales de agudos, donde un tercio de los pacientes toma antibióticos. De ellos, el 10% no son para tratar infecciones, sino para prevenirlas, como los administrados antes de una intervención quirúrgica. El estudio revela que casi la mitad de estos tratamientos se prolonga durante varios días en Europa, cuando "una sola dosis un día es suficiente para la profiláxis quirúrgica". "Alargar estos tratamientos es una práctica innecesaria que requiere ser reconducida", sostienen los autores.

Aunque aún hay un amplio margen de mejora, España sale bien parada en este índice, 10 puntos por debajo de la media europea. En cambio, presenta peores datos que la media en el número de pacientes de los hospitales infectados durante su estancia, un 7,8%, solo por detrás de Chipre, Portugal, Italia, Finlandia y Grecia. El estudio ha sido hecho con una muestra de 310.000 pacientes de 1.275 hospitales, 95 de ellos en España.

El ECDC también alerta contra la práctica de administrar antibióticos de forma preventiva a los residentes en centros sociosanitarios, en su mayoría personas mayores a las que se quiere evitar una infección de orina. El 30% de los antibióticos prescritos en estos centros es por este motivo, lo que salvo en casos puntuales "no está avalado por la evidencia y favorece el desarrollo de las resistencias", concluye el informe.

Aunque los residentes en estos equipamientos en España toman más antibióticos que la media europea (el 10,5% frente al 4,9% en un día cualquiera), el ECDC no ha detectado un peor uso de estos fármacos en nuestro país por este motivo. Esto parece explicarse un hecho llamativo: España es de largo el país donde más pacientes de sociosanitarios adquieren una infección: un 8,5%. El segundo país es Grecia (un 6,3%) y la media europea se reduice a 3,6%.Este estudio está hecho con una muestra de 102.000 residentes de 1.788 centros de toda Europa, 46 de ellos en España.

España también se sitúa en las posiciones de cabeza en el estudio que analiza los antibióticos consumidos por la población general. En un día cualquiera, los españoles toman 32 DDD (dosis definidas diarias, el indicador más utilizado para medir el consumo), muy por encima de la media europea (21,8) y solo por detrás de Chipre (33,6). Holanda (10,1), Estonia (11,5) y Suecia (10,6) son los países con menor consumo.

Los expertos consultados coinciden en mostrar su notable "preocupación" por los datos del ECDC, aunque coinciden en destacar las mejoras obtenidas en algunas variables y las ponen como ejemplo a seguir. "Estos avances nos deben permitir encarar el problema, con toda su gravedad, pero con optimismo", afirma Joaquín López-Contreras, director del Programa de Infecciones Nosocomiales y Antibióticos del Hospital Sant Pau de Barcelona. "Ocho países han logrado reducir el consumo de antibióticos y los que han aplicado políticas coordinadas han logrado bajar la incidencia de bacterias multirresistentes como el Staphyloccus aureus. Esto nos enseña que, con las decisiones adecuadas, hay un camino a seguir", afirma López-Contreras.

Para Bruno González Zorn, catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, "es bueno que el ECDC también haga especial hincapié en centros sociosanitarios, lo que era muy necesario". Estos centros, según López-Contreras, deberían "implementar las mismas medidas de control que los hospitales de agudos", algo que no ve por ahora "viable en las residencias de mayores" José Antonio López Trillo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. "No pueden disponer de los laboratorios y medios de un hospital. Lo deseable sería la creación de canales rápidos para que las muestras tomadas en ellos fueran llevadas y analizadas en los hospitales de agudos con la misma prioridad que dan a sus pacientes", sostiene.

Sobre las medidas a adoptar, es unánime el mensaje de "más medios y más coordinación". "El antibiótico, a diferencia del resto de medicamentos, tiene un efecto que va más allá del paciente concreto. Esto requiere la implicación de todos los prescriptores, de los médicos a los veterinarios en el caso del ganado, y también de la población. Hay que avanzar más en las líneas ya marcadas por el Plan nacional de Lucha contra la Resistencia a los Antibióticos, que ya ha dado algunos frutos", considera González Zorn.

Jordi Vila, líder de la Iniciativa de Resistencia a los Antibióticos del instituto barcelonés ISGlobal llama a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a liderar la lucha contra el problema. "Las medidas deberían adoptarse a nivel global y la OMS debería coordinar esa estrategia", defiende. "En España podemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance, pero si en otro país como India el problema no se controla, no tendremos éxito. Cualquier viajero podrá adquirir una bacteria multirresistente allí e incorporarla al ecosistema bacteriano español a su retorno", concluye.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información