Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 78% de los hijos de extranjeros se integran “sin problemas” en España

Solo un 4,3% de los inmigrantes de segunda generación muestra sintomas de inadaptación

Adolescentes durante un taller para inmigrantes recién llegados a Barcelona, en 2011. Ampliar foto
Adolescentes durante un taller para inmigrantes recién llegados a Barcelona, en 2011.

El 78,4% de los hijos adolescentes de inmigrantes no han tenido problemas para integrarse a la sociedad española. Un estudio de Obra Social La Caixa detalla que ese porcentaje de jóvenes no ha mostrado síntomas de inadaptación como son: abandonar los estudios y el hogar, estar desempleado y sin estudiar, haber sido encarcelado o tener hijos a esa corta edad. Solo un 4,3% de los llamados inmigrantes de segunda generación han registrado dos o más incidentes de este tipo.

El estudio —Crecer en España: la integración de los hijos de inmigrantes— se basa en testimonios de 7.000 menores de entre 12 y 17 años de Madrid y Barcelona en 2008, aunque cuatro años más tarde 4.000 de ellos fueron nuevamente entrevistados. En la segunda ronda de entrevistas, la de 2012, los investigadores encuestaron también a 1.800 padres de estos adolescentes, y a 1.500 hijos de españoles para que sirvieran de comparación.

Rosa Aparicio, coautora del estudio e investigadora del Instituto Universitario José Ortega y Gasset, indicó que el 76,5% de los hijos de españoles no muestra ningún indicador de "integración problemática", porcentaje similar al de los inmigrantes de segunda generación. Destacó que el sentimiento de pertenencia de los hijos de inmigrantes ha aumentado con los años de residencia en el país. En 2008, el 77,7% de los nacidos en España y el 22,1% de los procedentes de otro país se sentían españoles, porcentajes que en 2012 se incrementaron al 81% y 43,6%, respectivamente. Las tasas de pertenencia son similares en Madrid y Barcelona, y entre sexos.

"Estos datos indican un proceso de adaptación generalmente positivo y una convergencia psicológica y cultural entre hijos de inmigrantes e hijos de nativos", asegura el estudio, en cuya presentación estuvo presente Jaime Lanaspa, director General de la Obra Social La Caixa, quien resaltó la baja percepción de discriminación que sienten los inmigrantes de segunda generación. "La crisis no ha aumentado la xenofobia", comentó.

Solo un 5% de los hijos de inmigrantes afirma haber sido discriminado, cifra casi similar a la de los españoles, 6,1%, según el estudio. Aparicio señaló que los adolescentes de origen filipino y chino son los que más aseguran haber sido victimas de discriminación. En el caso de los padres, uno de cada cuatro dijo haber sido discriminado.

El estudio revela también que entre 2008 y 2012, un 15% de los jóvenes abandonaron los estudios, aunque esta cifra llega hasta el 32% entre los hijos de chinos, quienes se retiran de las escuelas para dedicarse a trabajar en los negocios familiares, según la investigadora. "En España ven que los estudios no les van a servir de mucho y siguen por otro camino", añadió Aparicio.

Empleo

El 12% de los jóvenes inmigrantes ya trabajan frente a un 9% de los nativos. En ambos grupos, la mitad lo hace sin contrato y más del 70% recibe menos de 600 euros al mes.

La investigadora manifestó que el estudio contradice la creencia de que los hijos de inmigrantes "lastran los resultados" académicos de las aulas donde son mayoría. La nota media de estos jóvenes es de 6,15 frente a un 6,54 de los estudiantes nativos. Hasta 2012, más de un tercio de los matriculados trataban de completar la ESO, o programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI); un 44,1% cursaba el Bachillerato o Formación Profesional Superior; y un 4,7 % había accedido a la universidad.

Por su parte, el 87,4% de los padres dijo estar "muy satisfecho" con la educación de sus hijos en España, mientras un 90,8% opina que sus vástagos tendrán las mismas oportunidades de prosperar que los nativos.