Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Echenique planea relevar al director de TVE

José Ramón Díez se perfila como sustituto de Ignacio Corrales

Echenique planea relevar al director de TVE

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, tiene previsto anunciar en la reunión del Consejo de Administración de la compañía, que se celebra este lunes, el relevo del director de TVE, Ignacio Corrales, según fuentes de la empresa. La caída de la audiencia, unido a los fallidos intentos por recuperar la imagen de calidad de la televisión pública, han sido determinantes. Su puesto podría ser ocupado por José Ramón Díez, un veterano profesional del ente público que ya fue director de TVE durante la etapa de Pío Cabanillas como director general de RTVE, en 1998, cuando gobernaba José María Aznar. 

A lo largo de la sesión del consejo, González-Echenique dará cuenta de la inyección de fondos públicos a RTVE (en torno a 130 millones de euros) que ha autorizado el Gobierno para evitar una crisis financiera e institucional de la corporación. Será un alivio para las maltrechas arcas de la cadenas, que acumula pérdidas de más de 700 millones de euros.

La compañía tiene previsto reducir el capital social para adaptarlo al quebranto del valor patrimonial que ha sufrido en los últimos años. Como consecuencia de la burbuja inmobiliaria, los edificios propiedad de RTVE han perdido la mitad de su valor desde que en 2006 se creó la nueva corporación.

Corrales, un gestor vinculado hasta su nombramiento a productoras y distribuidoras audiovisuales, llegó a TVE hace dos años para tomar el testigo de Santiago González. Había trabajado en Multipark, Sogetel, Aurum y Vértice 360º, entre otras productoras del sector. Su etapa en la cadena pública ha estado marcada por la política de austeridad a la hora de confeccionar la parrilla, que ha tenido un efecto dominó en la audiencia. Sin dinero para comprar contenidos de tirón en el mercado internacional ni para diseñar grandes apuestas nacionales, el público ha ido migrado a otras cadenas.

Además, los proyectos que puso en marcha no han tenido los resultados esperados. Uno de los fracasos más recientes ha sido el programa El pueblo más divertido, presentado por Mariló Montero, un formato que fue criticado por el propio González-Echenique la semana pasada durante su comparecencia en el Parlamento.

Aunque lo que realmente preocupa en  RTVE es el impacto que la caída generalizada de la  audiencia está teniendo en los informativos.  Los telediarios de TVE ya no son los  más vistos. Ahora han sido superados por los noticieros de las cadenas privadas. De ahí que también esté cuestionado el director de los Servicios Informativos, Julio Somoano. No solo por los trabajadores de la cadena pública y por los grupos políticos de la oposición sino también por algunos sectores del PP, que han llegado incluso a solicitar su relevo.