Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escribe, contrasta, publica

El máster de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS se imparte desde hace más de 28 años

Tres alumnos cuentan cómo fue su paso por allí

María Alejandra Torres Reyes, estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.
María Alejandra Torres Reyes, estudiante de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

En la Escuela de Periodismo UAM-El País no hay aulas, hay pequeñas redacciones. Es lo primero que se aprende al llegar a este máster de periodismo multimedia, que lleva más de 28 años enseñando el oficio. Aquí, los alumnos no solo aprenden a escribir, también a buscar y a distinguir las buenas historias, a hacer radio, a editar, a maquetar, a diseñar, a grabar vídeos y a conseguir la mejor foto para un reportaje. En el camino, se llevan también un bagage sobre cómo liderar y ser resolutivos ante los problemas que se presentan cada día en esta profesión.

Más de 1.000 alumnos han pasado ya por el quinto piso de Miguel Yuste, 40, sede de EL PAÍS, en Madrid. Muchos de ellos se han convertido en profesionales de prestigio. El reportero Jon Sistiaga (máster 1992); la corresponsal durante cuatro años en Jerusalén, Ana Carbajosa (máster 2001); el exdirector de EL PAÍS Javier Moreno (máster 1992), o una de las actuales subdirectoras del periódico, Eva Saiz (máster 2010), son algunos ejemplos. Todos aprendieron de la mano de profesionales en activo y periodistas con décadas de experiencia a hacer buen periodismo en cualquier soporte.

Los pilares básicos de este máster se mantienen intactos desde 1986: periodismo de calidad, riguroso y honesto. Con las nuevas tecnologías, la enseñanza ha dado un importante giro hacia el periodismo digital, incluyendo nuevas materias como vídeo, redes sociales y coberturas en directo a través de la web. Además, desde 2013, se amplió el periodo de formación a dos años, uno de estancia en la escuela y otro de prácticas remuneradas en cualquiera de los medios del Grupo Prisa. Ese mismo año, se abrió por primera vez la posibilidad de realizar las prácticas en el extranjero.

Desde 2014, además, se imparten talleres de periodismo especializado los fines de semana, orientados a todas las personas interesadas en esta profesión. Ya se han celebrado varios de fotoperiodismo, entrevista, periodismo deportivo, de tendencias o de moda.

Mª Alejandra Torres Reyes | La Hornada Actual

Para María Alejandra Torres (Guayaquil, 1982), EL PAÍS siempre fue una referencia periodística. No importaba que ella viviera en Ecuador y que el periódico fuera español. Siempre lo leía en Internet con el interés con el que se devora una novela. Esta ecuatoriana de 31 años cuenta con más de 10 años de experiencia a sus espaldas. Comenzó a trabajar como periodista en su país a los 21 años en el periódico El Universo y en la cadena Radio City. A partir de 2007, se incorporó a la sección Domingo, donde escribía reportajes de investigación.

En el año 2008, cursó el taller de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano-Gabriel García Márquez ¿Cómo se escribe un periódico? Lo impartía Miguel Ángel Bastenier, profesor de Periodismo Internacional y Redacción en la Escuela de Periodismo de UAM-EL PAÍS. Fue entonces cuando conoció, de primera mano, más detalles de este máster y cuando decidió que tenía que venir a España.

Se presentó varias veces a la beca de la Fundación Carolina, a la que se postulan más de 3.000 personas de más de 10 países de Latinoamérica. Finalmente, en 2013, logró hacerse con una de las codiciadas plazas de la Fundación y entró a formar parte de la 28º Promoción del máster. “Se lo recomiendo a todos. Es muy práctico. Para mí, el mejor postgrado en español que existe en la actualidad”, asegura en las instalaciones de la Escuela, antes de volver a clase. “Este máster me ha demostrado lo que me gusta estar en el terreno contando historias. Soy una espectadora privilegiada y querría seguir siéndolo en el futuro”, sentencia.

Ignacio Fariza Somolinos | Una beca desde Bruselas

Ignacio Fariza (Madrid, 1988) terminó el máster en diciembre de 2013. En seguida le ofrecieron hacer las prácticas en Bruselas. De este modo, se convirtió en el primer alumno que conseguía la beca de formación en una delegación extrajera en la historia de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Allí hace “un poco de todo”, siempre tutelado por el jefe de la delegación. Escribe, fundamentalmente, sobre economía y política comunitaria y trata de buscar historias que vayan “más allá de la información del día”, como le enseñaron en la escuela. “He aprendido a filtrar las noticias y a ir más allá de lo que la Unión Europea quiere vender a los medios”, explica por teléfono desde la oficina de EL PAÍS en Bruselas.

Fariza estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, sin saber muy bien qué oficio le gustaba más. “En un principio prefería la gestión de medios”, recuerda. Por eso, se dedicó a hacer todas las prácticas posibles durante la carrera: en Deloitte, en el Banco Santander y en la sección de Economía del diario ABC. En 2010 fue seleccionado en el programa Consejero delegado por un día, organizado por la consultora de recursos humanos Ray Human Capital, convirtiéndose durante una jornada laboral en la sombra de Kamal Bherwani, entonces responsable digital de Prisa. Esta experiencia, reconoce, inclinó la balanza a favor del periodismo.

“En el máster me han enseñado a buscar, a olisquear y a encontrar historias que me preparan para la vida real, la que viene después. Y me ha ayudado a aceptar la incertidumbre y, gracias a eso, he aprendido a vivir el día a día”, concluye

Pablo Ferri Tórtola | Premiado con un Ortega y Gasset

Pablo Ferri (Valencia, 1985) lo dejó todo, cogió un avión y se plantó en México. Llevaba dos años trabajando en la delegación de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana y, a pesar de que el trabajo le gustaba, el cuerpo le pedía algo más. Aventura, nuevos destinos, nuevas historias. Otra manera de hacer periodismo. Tres años después, esa decisión le ha valido un premio Ortega y Gasset por una serie de reportajes publicados en el periódico mexicano El Universal englobados bajo el título Narcotráfico en el corredor centroamericano. Este mismo trabajo llegó a la ronda final del Premio Gabriel García Márquez en la categoría de Cobertura noticiosa, otorgado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

Todo empezó con un coche de segunda mano, que compraron tres exmáster. Uno era Ferri, los otros dos sus compañeros de promoción Alejandra Sánchez Inzunza y José Luis Pardo. Juntos crearon Dromómanos, su pequeño proyecto que en tres años ha conseguido hacerse un hueco en el mundo del periodismo. Ese coche se convirtió en su sala de redacción. Desde entonces no han parado de contar historias.

Ferri estudió periodismo en Valencia. Una vez terminada la universidad, se presentó al máster y entró a formar parte de la 23º Promoción de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. “Fue entonces cuando fui consciente de lo que se necesitaba para trabajar en un periódico: los vectores de interés, el criterio, cómo contarlo”, recuerda, y añade que en su opinión es igual de positivo hacer el máster como saber salir a la vida laboral independiente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >