Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La supernova de los estudiantes estaba una semana antes, pero nadie la vio

La NASA capta con sus telescopios la explosión estelar, que es la más cercana de este tipo desde hace dos décadas

La NASA capta con sus telescopios la explosión estelar, que es la más cercana de este tipo desde hace dos décadas.
La NASA capta con sus telescopios la explosión estelar, que es la más cercana de este tipo desde hace dos décadas.

La supernova SN2014J, que descubrieron unos estudiantes británicos el pasado martes 21 de enero en la galaxia cercana M82 aparecía ya en imágenes tomadas por otros telescopios una semana antes, pero nadie se dio cuenta. Lo ha anunciado la NASA, sin cuestionar en absoluto la autoría del hallazgo, tras verificar las observaciones pasadas de dicha galaxia. La agencia espacial estadounidense, al igual que muchas instituciones científicas en todo el mundo y astrónomos aficionados, han apuntado sus telescopios hacia M82, situada a unos 12 millones de años luz de la Tierra, para ver la explosión estelar. Es la supernova más cercana descubierta desde hace dos décadas. El telescopio espacial Swift, ultravioleta y óptico, ha sido el primero de los de la NASA en captar la supernova. También el Hubble está pendiente del fenómeno celeste, pero aún no se han hecho públicas sus fotografías.

La SN2014J fue descubierta por Steve Fossey, profesor del Observatorio de la Universidad de Londres, con cuatro alumnos, mientras hacían un cursillo de prácticas astronómicas. Fue un hallazgo rápido, en una noche con el cielo casi cubierto de nubes, pero la brillante estrella en M82 que llamó la atención de Fossey no estaba en las fotos de los catálogos astronómicos. Tras comprobar que efectivamente se trataba de una supernova, el grupo londinense informó a la Unión Astronómica Internacional (que ha confirmado oficialmente el descubrimiento) y alertó a la red de supernovas estadounidense precisamente para que otros telescopios la observaran.

También en los demás observatorios se ha ido a ver el archivo de imágenes, incluidas las recientes, y así se ha comprobado que la ahora bautizada SN2014J estaba ya en los registros de una semana antes.

Pese a su notable brillo, la luz de esta supernova esta atenuada por las nubes de polvo de su galaxia, explican ahora los científicos de la NASA. Se trata de una supernova de tipo Ia, explosiones estelares que alcanzan siempre el mismo brillo intrínseco por lo que sirven para medir distancias en el universo lejano (igual que si uno conoce la luminosidad intrínseca de una bombilla puede calcular la distancia a la que se encuentra).

La Universidad de Londres explicó esta semana que una supernova de tipo Ia se produce cuando una estrella enana blanca ha absorbido tanta materia de una compañera que se hace inestable y explota. La NASA apunta que hay otro mecanismo posible: dos estrellas enanas blancas de un sistema binario que tras orbitar en espiral una alrededor de la otra, acaban fusinoándose. En cualquier caso, la explosión genera un caparazón de plasma supercaliente que se expande en el espacio con una velocidad de decenas de millones de kilómetros por hora. Los elementos radiactivos de corta vida producidos durante la explosión mantienen caliente esa carcasa en expansión y su tamaño, transparencia y calor radiactivo determinan el momento en que la supernova alcanza su máximo brillo, explica la NASA en un comunicado. Los astrónomos calculan que la SN2014J seguirá brillando como ahora o más hasta la primera semana de febrero, hasta el punto de que tal vez se pueda ver entonces con binoculares.