Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia impide salir del país a los ‘30 del Ártico’

Los activistas de Greenpeace fueron detenidos el pasado septiembre tras una protesta

El barco de Greenpeace 'Arctic Sunrise', retenido por el Gobierno ruso.
El barco de Greenpeace 'Arctic Sunrise', retenido por el Gobierno ruso. AFP

Las autoridades rusas han advertido a los 30 activistas de Greenpeace detenidos en septiembre pasado tras una protesta contra las perforaciones petroleras en el Artico que “no pueden abandonar el país”, según la organización ecologista. El Comité de Investigación ruso (la policía federal del país) se lo ha transmitido a una de las imputadas, la danesa Anne Mie Jensen, pero los abogados de la ONG temen que la medida afecta a todos. Aunque fueron puestos en libertad el pasado noviembre, se enfrentan a cargos de vandalismo que les puede costar hasta siete años de prisión.

Greenpeace se queja de que esta decisión contraviene la tomada el pasado noviembre por el Tribunal Internacional sobre el Derecho del Mar, que había ordenado a Rusia que permitiera a los 30 del Ártico, como se conoce al grupo, abandonar el país inmediatamente. Además, reclamaba que se liberase el barco de la ONG, el Arctic Sunrise, asaltado por el Ejército ruso durante la protesta, tras el pago de una multa de 3,6 millones de euros.

El Gobierno holandés pagó dicha cantidad el 29 de noviembre, según Greenpeace, pese a lo cual Rusia no ha cumplido. “La Federación Rusa está violando actualmente una orden vinculante de un tribunal internacional”, ha denunciado el asesor legal de Greenpeace, Daniel Simons.

La semana pasada, los abogados de los detenidos pidieron visados con el fin de que “pudieran abandonar Rusia y regresar si eran convocados por las autoridades”. La petición se había cursado al Comité de Investigación para que este la transmitiera a su vez al Servicio Federal de Migraciones, pero en la carta remitida a la activista danesa el órgano policial rechaza realizar el trámite.

Más información