Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias Bergareche y Urrutia plantean un golpe de mano en Vocento

Un grupo de accionistas que controla un 20,6% fuerza una junta extraordinaria

Pretenden sustituir al actual consejo de administración

Batalla de familias por el control de Vocento. Un grupo de accionistas que controla un 20,6% del capital ha forzado la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas en la que pretende sustituir al actual consejo de administración y nombrar uno nuevo. El movimiento es un desafío en toda regla de las familias Urrutia y Bergareche frente a los Ybarra y los Luca de Tena.

El grupo de medios que edita el Abc y varios periódicos regionales comunicó anoche a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que acababa de recibir un requerimiento notarial dirigido a los administradores de la empresa para que convoquen una junta extraordinaria en el plazo de dos meses con tres puntos en el orden del día: cese de los actuales miembros del consejo de administración, reducción del número de miembros del consejo y nombramiento de nuevos consejeros.

El presidente de AENA recibió 3,1 millones al dejar Vocento

El ex consejero delegado de Vocento, José María Vargas, recibió una indemnización de 3,1 millones de euros al dejar el grupo de comunicación, según consta en el informe anual de gobierno corporativo de la compañía registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Vargas, nombrado en enero pasado presidente de la empresa pública Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), presentó su dimisión como consejero delegado de Vocento el año pasado, ejerciendo el derecho a recuperar la relación laboral que tenía suspensa. Tras ello, fue destituido, devengando una indemnización de acuerdo con su contrato de 3,12 millones de euros.

El consejo de Vocento recibió una retribución de 2,378 millones en 2011, cifra en la que no está incluida la citada indemnización. Los siete altos directivos que ejercieron sus funciones durante todo o parte del ejercicio percibieron 2,13 millones.


El requerimiento ha sido efectuado por seis accionistas de Vocento que controlan un 20,6% del capital de la empresa. Entre dichos accionistas está la sociedad Lima, controlada por la familia Bergareche, que controla un 9,8% del capital; la firma Bycomels Prensa, sociedad de la familia Urrutia que tiene un 8% del capital de Vocento: la Sicav Doniños de Inversiones, propiedad del empresario Manuel Jove, antiguo dueño de Fadesa, con un 1,55 y el grupo Kiluva, dueño de Naturhouse, y otras sociedades controladas por el empresario Félix Revuelta, con un 1,4%.

Los Urrutia y los Bergareche están en el consejo de Vocento, pero la voz cantante la llevan la familia Ybarra y los Luca de Tena. La batalla se puso de manifiesto con motivo de la aprobación del informe anual de gobierno corporativo de Vocento. José María Bergareche y Víctor Urrutia se abstuvieron por no compartir las respuestas relativas al funcionamiento y composición del consejo. Ahora, se abre una batalla en que ambos grupos tratarán de sumar apoyos.

Según fuentes próximas al consejo, Bergareche y Urrutia anunciaron en el turno de ruegos y preguntas de la reunión del consejo celebrada este lunes que iban a realizar el requerimiento de una junta extraordinaria. Consideran que la empresa no funciona de forma adecuada y que la culpa es del consejo, que no ejerce el liderazgo necesario, lo que ha provocado un cambio continuo de consejero delegado.

Las pérdidas y la negativa evolución bursátil hacían necesaria esta actuación, según la opinión de los accionistas disidentes. Su pretensión es reducir el tamaño del consejo y aumentar el peso de los consejeros independientes, pero dando cabida a los principales accionistas, entre ellos las familias Luca de Tena, Ybarra, Bergareche y Urrutia. Los promotores de la junta creían que no bastaba con la sustitución del actual presidente, Diego del Alcázar, sino que creían necesaria una sacudida en toda regla.

El enfrentamiento venía larvándose en el seno del accionariado, pero el detonante final han sido los resultados de 2011, en los que Vocento ha sufrido unas pérdidas de 53,5 millones de euros, frente a los números rojos de 9,7 millones de 2010.

En los resultados ha pesado el deterioro del fondo de comercio asociado al diario Las Provincias por importe de 30 millones (21 millones después de impuestos), las indemnizaciones por despido (15,2 millones netos) y la regularización de créditos fiscales (8,1 millones).

El diario Abc, con un resultado bruto de explotación (EBITDA) negativo de 16,97 millones, los canales de TDT y la radio son los negocios que lastran al grupo.