Todos los grupos vascos votan estudiar la regulación del cannabis

Una ponencia parlamentaria diseñará un marco jurídico para los clubes sociales

Un miembro de Pannagh, una asociación para el autoconsumo de cannabis, en la sede de Bilbao.
Un miembro de Pannagh, una asociación para el autoconsumo de cannabis, en la sede de Bilbao.SANTOS CIRILO

El Parlamento vasco constituirá próximamente en su seno una ponencia que analizará la regulación de los clubes de consumidores de cannabis, después de que todos los grupos de la Cámara hayan firmado una proposición no de ley en ese sentido.

La propuesta llega apenas nueve días después de que el Gobierno autónomo anunciase que prevé aprobar el próximo año un proyecto de ley de adicciones que recogerá una regulación del “cultivo, la venta y el consumo” de cannabis, un primer paso para llenar el vacío legal en el que se mueven los consumidores. La portavoz del Ejecutivo autónomo, Idoia Mendia, tuvo que aclarar al día siguiente ante la polémica creada que no se estaba “hablando de legalizar el cannabis”, algo para lo que Euskadi carece de competencias. Y reconoció que solo podrían llegar a regular el consumo propio, punto al que ahora se suma la iniciativa parlamentaria.

También el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, insistió en que la futura ley buscará “regular” la venta, consumo y cultivo de la marihuana en las asociaciones de usuarios y poner así “más difícil” que lo hagan los menores. Unos 5.000 jóvenes vascos consumen a diario cannabis, el 5% de la población de entre 14 y 24 años. En el conjunto de España existen entre 100 y 120 asociaciones procannábicas.

La proposición no de ley plantea que la ponencia se cree en el primer periodo de sesiones de 2012. Ese grupo de trabajo acogerá a representantes de las instituciones públicas implicadas, así como a expertos en la materia con la pretensión de definir un marco jurídico para dichos clubes.

Los grupos firmantes consideran necesaria una regulación legislativa del cultivo de cannabis para consumo propio que tenga en cuenta el respeto a la autonomía personal y el derecho de los no fumadores y que al tiempo garantice una información completa sobre las consecuencias en la salud de esta sustancias.

Los grupos recuerdan que, dado que la legislación no sanciona el consumo de cannabis, sino su venta y cultivo para destinarlo al tráfico, en los últimos años se han constituido en Euskadi varias asociaciones de usuarios, pero la ausencia de una regulación de su actividad hace que se muevan en la alegalidad y carezcan de seguridad jurídica.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS