Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sencilla técnica detecta actividad cerebral en pacientes que se consideraban en estado vegetativo

El electroencefalograma podría servir en un futuro para comunicarse con estos enfermos

Una técnica relativamente sencilla de usar como es el electroencefalograma (EEG) podría convertirse en un método clave no solo para detectar actividad cerebral en pacientes que se consideraban en estado vegetativo, sino también, en un futuro, para poder comunicarse de forma muy básica con estos enfermos. Un estudio publicado en la revista The Lancet realizado entre 16 pacientes del hospital Addenbrooke de Cambridge y el hospital Universitario de Lieja muestra como estudios con electroencefalograma ha logrado identificar en tres de estas personas una respuesta cerebral a la orden verbal de mover la mano derecha y los dedos del pie. Los registros detectados eran similares a los que se producen cuando una persona sana imagina que realiza estos mismos movimientos.

No es la primera vez que los investigadores detectan algún tipo de respuesta cerebral en personas en estado vegetativo (aquel en el que la conciencia no está activa a pesar de lo cual el cerebro mantiene funciones vitales básicas como la frecuencia cardiaca o la temperatura corporal, por ejemplo). Sin embargo, esta actividad se había identificado a través de estudios con resonancia magnética nuclear, un procedimiento no solo caro sino incómodo, ya que requiere trasladar al enfermo a las salas de diagnóstico hospitalarias, lo que implica que quizás muchos de los pacientes que podrían mostrar respuesta cerebral a estímulos pasarían inadvertidos por no practicarles esta prueba.

El estudio, en el que se estudió la reacción a 16 pacientes en estado vegetativo y otros 12 sanos, mostró que tres de los enfermos (el 19%) fueron capaces "de forma repetida y fiable" de generar respuestas cerebrales recogidas por el EEG a dos órdenes de movimiento diferentes, según refleja el estudio.

Los coordinadores del artículo, Adrian Owen y Damian Cruse, de la Universidad de Ontario Oeste, en Canadá, consideran que muchos de estos pacientes pueden estar mal diagnosticados. Pero aún van más lejos. Apuntan a que, esta misma tecnología (el EEG es de fácil instalación y puede usarse en casa), se podría usar para comunicarse con estas personas, aunque fuera de forma muy primitiva. Si el cerebro de estos pacientes es capaz de activarse en respuesta a determinadas preguntas, quizás sería posible que un ordenador tradujera estos impulsos cerebrales a alguna forma de señal que pudiera ser interpretada por médicos o familiares, rompiendo la incomunicación de estos pacientes.

Actualmente, esta posibilidad forma parte de la ciencia ficción. Y, a pesar de que el trabajo presentado en The Lancet "es interesante desde el punto neurológico", como considera Carlos Tejero, vocal de la Sociedad Española de Neurología, a juicio de este especialista, tiene aún algunos aspectos que pulir. Tejero reconoce la utilidad que puede tener el EEG para llegar a conclusiones sobre actividad cerebral a las que antes solo se podía llegar con la resonancia magnética. Sin embargo, apunta que en trabajos previos con este tipo de escaner cerebral sencillo no se había llegado a las mismas conclusiones. Por ello, plantea la necesidad de comparar los resultados de estas dos técnicas para comprobar la sensibilidad y especificidad de los datos que arroja el electroencefalograma.

Además, Tejero sostiene que una cosa es activar un área cerebral a través de la voz y otra muy distinta es poder llegar a mantener una conversación. "Sabemos que en tres pacientes se ha activado un área cerebral, pero ¿es eso comunicación?", se pregunta.