La sanidad valenciana cierra 262 camas, el equivalente a un hospital mediano

La Generalitat sostiene que es una medida de racionalización del gasto coyuntural y que depende de la presión asistencial

La Consejería de Sanidad de la Generalitat valenciana tiene a día de hoy 262 camas cerradas, el equivalente a un hospital medio. De ellas 160 corresponden a centros hospitalarios de la provincia de Alicante, 53 de Valencia y 50 en Castellón.

La secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, ha presentado hoy el denominado Plan de Optimización de Camas Hospitalarias, una iniciativa que ha enmarcado en la actual situación de crisis económica y que obedece a la reflexión de "cuáles son las necesidades reales de la población en materia de infraestructuras y equipamiento sanitario". Se trata, ha indicado, de una "medida de eficiencia" para optimizar recursos.

García ha explicado que tras el cierre de pabellones en verano y ante las buenas temperaturas que se están produciendo a principios del otoño, su departamento ha llegado a la conclusión de que la actual presión asistencial no requiera activar toda la capacidad los centros. "Ningún hospital supera el 80% de ocupación y alguno ronda el 60%", ha señalado, tras precisar que se trata de una medida coyuntural y flexible, que se revisa en función de la demanda.

Más información
Rosado insiste en que no habrá recortes en Sanidad
Pacto sanitario, sí; recortes, no
Varias autonomías ahorran a costa de la salud del desplazado
Cataluña cierra hasta octubre una de cada cuatro camas hospitalarias
Cataluña cierra quirófanos y consultas el puente de la Constitución

La número dos de la consejería ha explicado que, dado que el coste de cada cama de hospitalización no quirúrgica asciende a 300 euros por día, el cierre en las condiciones actuales (262 camas) permite ahorrar 84.460 en 24 horas, lo que supondría cerca de 2,6 millones de euros al mes. Este cierre implica concentrar pacientes y desocupar personal. García ha señalado que la medida no lleva aparejada despidos ni recortes asistenciales. Los profesionales afectados, ha subrayado, están siendo reubicados en parcelas donde la presión asistencial es mayor.

La consejería sostiene que este plan no se ha puesto en marcha antes porque hasta el momento no había un número de camas suficiente. Sin embargo, la Comunidad Valenciana ocupa el puesto de cola en la relación camas hospitalarias por habitante, según el informe de la Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública de 2010. La tasa de la sanidad valenciana es de 2,69 por 1.000 habitantes frente a las 4,5 de Cataluña.

Críticas a la medida

Los sindicatos CCOO-PV y UGT-PV no han tardado en criticar el plan de Sanidad, mientras que el sindicato médico CESM-CV considera que es una medida "totalmente normal y se ha hecho en otras ocasiones para la redistribución de los pacientes", según informa Efe.

Al responsable de la secretaría de Salud y Servicios Sociosanitarios de UGT-PV, Miguel Usó, le parece una "barbaridad" que la consejería "no haya consultado" este plan con los representantes de los trabajadores, "por lo que va a significar en las condiciones de empleo". "Si existe una lista de espera quirúrgica y no quirúrgica, ¿cómo es posible que no se le dé el rendimiento a los centros sanitarios para que las camas estén ocupadas?", se ha preguntado el dirigente sindical. También ha indicado que es una "reivindicación de hace años" de los sindicatos que los médicos operen "por las tardes y por las noches" en los hospitales públicos a los pacientes incluidos en el plan de choque "para rentabilizar los costes" porque, según ha agregado, están "convencidos de que es más barato que hacerlo con medios externos".

El secretario general de la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOO-PV, Arturo León, se ha preguntado por qué Sanidad "no ha gestionado de otra manera" si "realmente sobraban camas", y ha considerado que es "irresponsable" hablar de la ampliación de algunos centros hospitalarios "y luego decir que se cierran camas". Según Arturo León, esta reducción de camas hospitalarias "significa que se han malgastado los recursos públicos y que se ha gestionado horríblemente mal". León también se ha mostrado partidario de que se realicen intervenciones quirúrgicas por las tardes en los hospitales públicos para aliviar el plan de choque. "Son los propios médicos que operan por la mañana en los hospitales públicos los que lo hacen, por la tarde, en la sanidad privada", ha concluido.

Por su parte, el presidente del sindicato médico en la Comunidad Valenciana, CESM-CV, Andrés Cánovas, ha explicado que el plan de optimización no supone el cierre de camas, sino una "redistribución de los pacientes dentro de cada hospital". "Lo adecuado para optimizar recursos de profesionales sanitarios es hacer lo que se ha hecho", ha dicho Cánovas, quien ha añadido que si hay una sala de 25 camas y solo están ocupadas cinco "estas se pueden redistribuir, cerrar la sala y que el personal pase a ayudar a otras zonas". A su juicio, cuando dentro de un mes "comience la epidemia de gripe" será necesario volver a utilizar las camas que ahora han sido optimizadas. "Lo que está haciendo Sanidad me parece totalmente lógico y normal y se hace en cualquier hospital", ha explicado.

También los partidos han reaccionado al anuncio de Sanidad. La portavoz adjunta de Compromís en las Cortes Valencianas, Mónica Oltra, ha criticado la medida y ha considerado que el ahorro "tiene que venir por otras partidas de gastos innecesarios que se han llevado a cabo durante los últimos años desde el gobierno del Partido Popular y no precisamente en camas hospitalarias", en lo que hay "déficit". "Nuestra comunidad autónoma tiene menos camas hospitalarias por habitante que el resto de comunidades del Estado español, estamos muy por debajo de la media. Por lo tanto, que se eliminen camas hospitalarias con la excusa de que hay que ahorrar, evidencia el fracaso de la política del PP", ha destacado Oltra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS