Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CGPJ suspende al juez que cambió un régimen de visitas a un niño por una procesión

La Fiscalía pide 10 años de inhabilitación para Francisco Serrano

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha suspendido al juez Francisco Serrano, procesado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por alterar el régimen de visitas de un niño para que pudiera salir en una procesión de Semana Santa en Sevilla. El fiscal pide 10 años de inhabilitación para el magistrado por supuesta prevaricación.

El niño, según el escrito de la fiscalía del TSJA tenía 11 años en 2010, cuando quiso salir de paje en una cofradía de Semana Santa. Para facilitarlo, el juez Serrano amplió en un día y medio su estancia con el padre divorciado. El magistrado, según el fiscal, tomó esta decisión sin escuchar a las partes y basándose para ello en un supuesto correo electrónico que habría enviado la madre al padre poniendo "obstáculos" a la salida como paje del menor.

En 2009, el menor realizó la salida procesional "hallándose conformes ambos progenitores, y sin ningún tipo de dificultades ni incidencias". Pero el Viernes de Dolores de 2010, "y al parecer como respuesta a una solicitud efectuada por vía telefónica", la abogada de la madre dirigió un email al letrado del padre "en el que se exige al padre que se le informe exacta, documental, formal y expresamente de una serie de datos relacionados con la salida procesional de su hijo en la Hermandad del Silencio". El correo "fue interpretado por el padre como indicativo de las dificultades que la madre va a poner a la salida procesional del menor, cuando no como negativa a la misma", por lo que "fue contestado en términos explicativos y un tanto irónicos mediante otro email" remitido el Lunes Santo.

Como el padre del menor "viera a su hijo preocupado porque su madre pudiese poner trabas para salir en la procesión, lo comentó con su letrado". Así, en la mañana del Martes Santo se personó en el Juzgado del magistrado imputado el menor con su abuelo y un abogado "con la intención de solicitar una medida de protección que garantizase el deseo del menor de salir en una procesión, solicitando igualmente que el nieto fuera oído por el juez, presentando un escrito con dicha solicitud".