La Generalitat aparca su promesa de desgravar los seguros de salud

La medida era una prioridad de Boi Ruiz y está en el programa electoral de CiU

El Gobierno de la Generalitat ha guardado en el cajón la promesa electoral de CiU que el consejero de Salud, Boi Ruiz, anunció como su medida estrella al asumir el cargo: la desgravación fiscal de las mutuas sanitarias privadas. Un portavoz del Departamento de Salud aseguró ayer que esta medida se ha aparcado y "ya no está entre las prioridades" del Gobierno catalán. La misma fuente no descartó, sin embargo, que el Ejecutivo de CiU acabe implantándola antes de finalizar la legislatura.

El 26% de los catalanes tiene contratado un seguro de salud en una mutua privada y pagan por él una media de unos 700 euros anuales. En sus primeras declaraciones tras ser elegido consejero de Salud, Boi Ruiz, anunció a bombo y platillo, haciendo suyo el compromiso que CiU incluyó en su programa electoral, que premiaría con una bonificación fiscal el "esfuerzo económico" de quienes pagan un seguro privado. Ruiz argumentó que la medida contribuiría a la sostenibilidad del sistema público al descargarlo de pacientes. Sindicatos y organizaciones de defensa del sistema sanitario público han acusado a Boi Ruiz de hacer un guiño a la sanidad privada, de la que procede, ya que dirigía la patronal Unió Catalana d'Hospitals cuando fue llamado por Artur Mas para dirigir el Departamento de Salud.

Además, rechazan el argumento de que la medida restaría presión asistencial y ahorraría costes a la sanidad pública. "Para las enfermedades más graves y que requieren tratamientos más caros, los pacientes suelen acudir al sistema público aunque paguen una mutua", señala el portavoz del Fórum Catalán de Atención Primaria, Ramón Morera.

La presidenta de Dempeus per la Sanitat Pública, Àngels Martínez, destaca, además, que la Generalitat, por la delicada situación de sus finanzas, no puede permitirse el lujo de deducir fiscalmente ?se aplicaría en el tramo autonómico del IRPF? las cuotas que una cuarta parte de los catalanes paga a mutuas privadas. El año pasado, según un informe del Departamento de Salud sobre el sector, las entidades aseguradoras del ámbito de la salud ingresaron un total de 1.303 millones de euros en Cataluña.

La Asociación Catalana para la Defensa de la Sanidad Pública aplaudió ayer la decisión de la Generalitat de dejar en suspenso la desgravación fiscal de los seguros de salud. Roger Bernat, portavoz de la entidad, instó al departamento de Ruiz a "priorizar el derecho a la salud por encima del derecho mercantil". La decisión de la Generalitat, en cambio, ha disgustado a la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES), que agrupa a 131 centros sanitarios privados y que defiende no solo la desgravación fiscal de mutuas, sino también de todos los gastos que un ciudadano tenga en la sanidad privada. Para Cristina Contel, presidenta de la entidad, el hecho de que la Generalitat aparque la medida supone "un golpe más de los que estamos recibiendo el sector privado, que se halla en una situación muy crítica".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS